Los niños y niñas víctimas de ataques químicos en Alepo

La violación de los derechos humanos y del derecho humanitario internacional empeora en Siria. Tras casi seis años de guerra, los niños y niñas están al límite de sus fuerzas: duermen entre las ruinas, pasan frío y hambre y son testigos de lo inconcebible. Todos los niños y niñas de Alepo sufren daños psicológicos debido a los violentos crímenes que empañan de sangre esta gran ciudad del norte de Siria. Los niños y niñas también son víctimas de los bombardeos indiscriminados contra la población civil. La guerra, las bombas y los ataques químicos son parte de su día a día. Según un informe reciente de Human Rights Watch, se habría perpetrado un nuevo ataque químico en la ciudad de Alepo en noviembre de 2016, matando a, al menos, nueve civiles, entre ellos a cuatro niños, y dejando alrededor de 200 heridos (HRW, 2017).

Situaciones insostenibles y recurrentes

 Durante siglos, Alepo ha sido una de las ciudades más grandes de Siria, con una población de 2,1 millones de habitantes en 2004, casi tanto como Damasco, la capital (Durand y Dagorn, 2016). Sin embargo, cinco años después del movimiento de protesta de 2011 ante el cual el régimen de Bashar al-Asad respondió con las armas, la guerra ha devastado la ciudad. Según la organización de protección civil de los cascos blancos, solo los ataques aéreos rusos a la ciudad de Alepo en 2016 han matado a 1207 civiles, de los cuales 380 eran niños (Radio-Canada, Agence France-Presse y Reuters, 2016).

Human Rights Watch (HRW) ha realizado un informe acusando al gobierno sirio y a sus aliados de haber lanzado al menos ocho ataques químicos de gas cloro contra los barrios residenciales del este de la ciudad de Alepo para retomar el control, entre los meses de noviembre y diciembre de 2016, tras un periodo de relativa calma (HRW, 2017). La ofensiva continuó hasta el 13 de diciembre, fecha en la que las partes han acordado un alto el fuego, afirmó Human Rights Watch (2017).

Estos ataques han causado la muerte de nueve civiles, entre los cuales se encuentran cuatro niños, así como varios heridos (Ibid). Uno de los ataques más mortíferos golpeó el barrio de Al-Sakhour el 20 de noviembre, matando a seis miembros de la misma familia (HRW, 2017).

Según un agente de seguridad presente en el lugar, «las personas víctimas del ataque experimentaban dificultades para respirar, tosían violentamente, tenían nauseas, algunas se desmayaban, a otras les salía espuma por la boca, declaró un primer interviniente tras muchos ataques. Los niños y niñas son los más gravemente afectados por los productos químicos… Inhalan los olores y se ahogan» (HRW, 2017).

Los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU, entre ellos Rusia, han condenado el empleo de cualquier sustancia química tóxico, incluido el cloro, como arma en Siria, recalcando que los responsables deberán rendir cuentas. El 7 de agosto de 2015, el Consejo de Seguridad adoptó por unanimidad la Resolución 2235 en la que se establece la investigación para «identificar en la mayor medida posible a las personas, entidades, grupos o gobiernos que hayan empleado sustancias químicas como arma, incluido el cloro o cualquier otra sustancia química tóxica, en la República Árabe Siria o que hayan organizado o patrocinado su empleo» (HRW, 2017).

Alepo en el corazón de una catástrofe humanitaria

 La desesperanza reina en Alepo. Los niños y niñas padecen daños psíquicos debido a los violentos crímenes que empañan de sangre esta gran ciudad del norte de Siria, donde el régimen y los rebeldes libran una guerra sin piedad. «Todos los niños y niñas de Alepo sufren. Todos están traumatizados», declaró a AFP Radoslaw Rzehak, director de la oficina del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (AFP, 2016).

Las vidas destrozadas por un conflicto del que no son responsables, pero del que pagan el precio sufriendo malnutrición, deshidratación y desplazamientos forzados, sin poder acceder a una educación ni a unos cuidados médicos adecuados en el marco de una verdadera crisis humanitaria.Nada justifica tantos ataques a niños y niñas y tanta falta de respeto por la vida humana.

Los granos de esperanza

Alepo ha sufrido una destrucción incalculable que se ha dirigido tanto a su población como a su historia. El barrio Este de Alepo está ahora en manos del ejército sirio y los antiguos habitantes retoman gradualmente sus antiguas vidas.

El pasado 23 de febrero, se llevó a cabo en Ginebra una sesión extraordinaria del Consejo de los Derechos del Hombre de las Naciones Unidas sobre la situación en Siria con el fin de terminar con los ataques ilegales, de garantizar el acceso a la ayuda humanitaria así como a una ruta segura para los civiles que huyen del país y, además, para defender los derechos de los detenidos y garantizar la justicia y la reforma de la seguridad (Human Rights Watch, 2017).

Actualmente, 59 países han aprobado y se han comprometido a aprobar el compromiso político internacional conocido como la Declaración sobre Escuelas Seguras. Con la aprobación de la Declaración, los países se comprometen a restablecer el acceso a la educación cuando las escuelas sean bombardeadas, quemadas y destruidas durante conflictos armados, y se comprometen a garantizar la seguridad de los estudiantes, de los profesores y de la escuela. Estos países están de acuerdo en impedir la violencia y, para ello, se comprometieron a investigar y perseguir los crímenes de guerra que afecten a la integridad de las escuelas y a reducir al mínimo el uso de las escuelas con fines militares para que no se conviertan en blancos de ataque (Human Rights Watch, 2017).

Humanium también está comprometido con el respeto de los derechos de los niños y niñas en todo el mundo. Apoyamos el desarrollo sostenible y equitativo, centrándonos en un enfoque global que gire en torno a la cooperación, a la participación y a la autonomía de las personas más vulnerables. Actualmente, estamos valorando diferentes opciones para colaborar con una ONG siria con vistas a ofrecer apoyo a los niños y niñas de Siria. Asimismo, se contemplan otras opciones de asociación con la ONU.

Ecrito por : Mahaliana RAJAONARIVO
Traducido por : Gonzalo Silla Gozalvo.
Revisado por : Elena Parral Rodríguez,Gina Montoya Urbano.

Sources

AFP. (2016, Décembre 12). “Tous les enfants d’Alep sont traumatisés”, selon l’Unicef. Récupéré sur Le Parisien: http://www.leparisien.fr/laparisienne/sante/tous-les-enfants-d-alep-sont-traumatises-selon-l-unicef-12-12-2016-6446382.php

Durand, A.-A., & Dagorn, G. (2016, Décembre 15). Syrie : à quoi ressemblait la ville d’Alep avant la guerre ? Récupéré sur Le Monde: http://www.lemonde.fr/les-decodeurs/article/2016/12/15/a-quoi-ressemblait-la-ville-d-alep-avant-la-guerre_5049471_4355770.html

HRW. (2017, Février 21). La France et le Canada sont les 58ème et 59ème pays à approuver la Déclaration sur la sécurité dans les écoles. Récupéré sur Human Rights Watch : https://www.hrw.org/fr/news/2017/02/21/la-france-et-le-canada-sont-les-58eme-et-59eme-pays-approuver-la-declaration-sur-la

HRW. (2017, Février 13). Syrie : Des attaques chimiques ont été menées de manière coordonnée contre Alep. Récupéré sur Human Rights Watch: https://www.hrw.org/fr/news/2017/02/13/syrie-des-attaques-chimiques-ont-ete-menees-de-maniere-coordonnee-contre-alep

HRW. (2017, Février 21). Syrie : Faire des droits humains une priorité des pourparlers de Genève. Récupéré sur Human Rights Watch: https://www.hrw.org/fr/news/2017/02/21/syrie-faire-des-droits-humains-une-priorite-des-pourparlers-de-geneve

Radio-Canada & Agence France-Presse & Reuters. (2016, Décembre 15). Premières évacuations à Alep-Est. Récupéré sur radio-canada.ca: http://ici.radio-canada.ca/nouvelle/1006033/cessez-le-feu-alep-syrie-guerre-evacuation-treve

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.