Suicidio infantil en Japón: la razón número uno de muertes de niños

Japón tiene una de las más altas tasas de suicidio. Un informe de la Organización Mundial de la Salud muestra que, de hecho, esta es 60 por ciento mayor que el promedio mundial (Lu, 2015). El país  tiene un promedio de 70 suicidios diarios y, de manera alarmante, este problema afecta también a los niños (Ibíd.). Desde 2014, el suicidio en niños entre los 10 y 19 años de edad se ha transformado en la principal causa de muerte infantil (Oi, 2015) y pese a la baja de este indicador a nivel general la tasa de suicidios infantiles continua en ascenso (Whitman, 2015)!

Los principales motivos del suicidio infantil son asuntos relacionados con la escuela, como deberes exigentes o acoso escolar. Estos problemas conducen a los niños a la depresión. Kenzo Denda, académico de la Universidad de Hokkaido, manifiesta que en Japón uno de cada doce estudiantes de primaria y uno de cada cuatro estudiantes en secundaria sufren depresión, lo cual conduce a que muchos de ellos cometan suicidio (Lu, 2015). Notamos que los suicidios alcanzan su máximo en septiembre, cuando los niños vuelven a la escuela después de las vacaciones de verano; en efecto, es más probable que los niños japoneses se quiten la vida el 1 de septiembre que en cualquier otra fecha. El punto máximo de suicidios se repite en abril, cuando los estudiantes regresan a la escuela para comenzar un nuevo año académico (Oi, 2015). Los asuntos relacionados con la escuela y la inclinación de los niños al suicidio, sorprendentemente, forman parte de la cultura japonesa.

¿De qué manera afecta esto a los niños? La cultura de grupo y la presión por el éxito.

En Japón, la cultura de grupo es importante. Esta práctica significa que todos deben ser parte de un grupo, seguir las reglas y tener la misma opinión que el resto de sus miembros. Ello implica que cada persona que sea diferente o no cumpla las reglas será excluida y pasará a convertirse en el blanco de acosadores. Esta es también una razón por la cual algunos sólo observan lo que sucede, pero no reaccionan: si tú no eres uno de los que intimidan y se burlan de los demás, entonces podrías convertirte en la próxima víctima. Esto aplica también para maestros que, en ocasiones, saben lo que ocurre, pero se hacen los de la vista gorda o incluso participan de las situaciones de abuso para evitarse problemas.

La cultura de grupo está también vinculada a la presión escolar, pues de los estudiantes siempre se espera que tengan un buen desempeño y que obtengan las calificaciones más altas. Quienes tienen dificultades de aprendizaje no reciben ningún apoyo, sino que deben aceptar seguir con el resto de la clase. Este aspecto de la cultura japonesa puede explicar, al menos en parte, los problemas que los niños enfrentan en la escuela y que pueden llevarlos a querer poner fin a sus vidas (Oi, 2015).

La percepción del suicidio en Japón

Comparados con los occidentales, los japoneses tienen mayores probabilidades de optar por el suicidio cuando se enfrentan a una situación difícil. En Japón, el suicidio tiene un significado diferente y no es percibido de la misma forma que en Occidente. A diferencia de los países cristianos, en Japón el suicidio no es considerado un pecado, sino como una forma de asumir responsabilidades y pedir perdón. El suicidio está muy arraigado en la historia del país; por ejemplo recordemos a los Samurai, quienes con tal de limpiar su nombre practicaban el ritual del Seppuku (1) , o a los pilotos Kamikaze durante la Segunda Guerra Mundial (Wingfield-Hayes, 2015).

Soluciones insatisfactorias

Desde 2012, Japón ha tomado con más seriedad el problema del suicidio, y el gobierno ha instaurado acciones que buscan reducir esta tasa en un 20 % para el 2025 (Lu, 2015). Éstas parecen estar trayendo frutos, pues la tasa global de suicidio está disminuyendo. No obstante, dichas disposiciones sólo hacen énfasis en adultos y no son adecuadas para los niños. Lo cierto es que mientras Japón busca un método efectivo para reducir el suicidio en los niños, la tasa de suicidio infantil está aumentando. Japón puede intentar reducir la tasa de suicidio con medidas políticas, pero la realidad es que al final del día no cambian el hecho de que esto es una práctica histórica, vinculada a cómo la sociedad evoluciona dentro del sistema escolar y, por lo tanto, a menos que las personas cambien su forma de pensar, el problema permanecerá latente.

Los niños piensan que la única opción que tienen es ir a la escuela o cometer suicidio, y algunos de ellos escogen esto último, pues no pueden soportar la idea de volver a la escuela. Las organizaciones de beneficencia quieren hacerles saber que hay otras alternativas y les recomiendan quedarse en casa (Lu, 2015). Los niños a los que sus padres les han permitido quedarse en casa han podido escapar a esta situación. Nanae tuvo el apoyo de su madre cuando dejó de ir a la escuela por un año. Ahora ella ha vuelto a estudiar, y es cantante en una banda. Ella logró hacer frente a esta adversidad gracias a las oportunidades que encontró en internet para hablar de sus problemas. Pero esto no acaba aquí, ahora ella está escribiendo un blog donde relata su experiencia y por medio del cual quiere ayudar a otros niños, víctimas del acoso escolar, (Wright, 2015). Dejar de asistir a la escuela e intentar fortalecerse a sí mismo(a) es actualmente la única solución que se les ofrece a los niños en este tipo de situación. Sin embargo, esto es desde luego una solución temporal; los niños tienen el derecho de asistir a la escuela, y ellos deberían hacer uso de este derecho sin miedo o vergüenza. El gobierno está buscando implementar estrategias que apunten a ampliar la discusión sobre temas de salud mental en el país. Sólo podemos esperar que esto sea de ayuda para las personas afectadas por estos problemas, incluyendo a los niños.

(1) Ritual de suicidio por destripamiento llevado a cabo por los Samurai para morir con honor en vez de ser capturados por los enemigos, o cuando tienen vergüenza de ellos mismos.

Ecrito por : Lucy Autin
Traducido por : Juan Ayarza.
Corregido por : Aleida Cobos

Sources
Kuchikomi. (21 de noviembre de 2009). Children’s depression and suicide a worsening problem. [artículo en línea] Acceda a éste en el siguiente enlace: https://www.japantoday.com/category/kuchikomi/view/childrens-depression-and-suicide-a-worsening-problem

Lu, S. (22 de octubre de 2015). The mystery behind Japan’s high suicide rates among kids. [revista en línea]. Acceda a éste en el siguiente enlace: http://wilsonquarterly.com/stories/the-mystery-behind-japans-high-suicide-rates-among-kids/

Oi, M. (31 de agosto de 2015). Tackling the deadliest day for Japanese teenagers.[artículo de periódico en línea] Acceda a éste en el siguiente enlace: http://www.bbc.com/news/world-asia-34105044

Whitman, E. (19 de agosto de 2015). Japan School Children Suicides: After Vacation, Many Young Students Kill Themselves, Study Finds. [artículo de periódico en línea] Acceda a éste en el siguiente enlace: http://www.ibtimes.com/japan-school-children-suicides-after-vacation-many-young-students-kill-themselves-2059931

Wingfield-Hayes, R. (3 de Julio de 2015). Why does Japan have such a high suicide rate? [artículo en línea] Acceda a éste en el siguiente enlace: http://www.bbc.com/news/world-33362387

Wright, R. (1 de septiembre de 2015). Japan’s worst day for teen suicides [artículo en línea] Acceda a éste en el siguiente enlace: http://edition.cnn.com/2015/09/01/asia/japan-teen-suicides/

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.