Los niños y niñas víctimas de ataques químicos en Alepo

La violación de los derechos humanos y del derecho humanitario internacional empeora en Siria. Tras casi seis años de guerra, los niños y niñas están al límite de sus fuerzas: duermen entre las ruinas, pasan frío y hambre y son testigos de lo inconcebible. Todos los niños y niñas de Alepo sufren daños psicológicos debido a los violentos crímenes que empañan de sangre esta gran ciudad del norte de Siria. Los niños y niñas también son víctimas de los bombardeos indiscriminados contra la población civil. La guerra, las bombas y los ataques químicos son parte de su día a día. Según un informe reciente de Human Rights Watch, se habría perpetrado un nuevo ataque químico en la ciudad de Alepo en noviembre de 2016, matando a, al menos, nueve civiles, entre ellos a cuatro niños, y dejando alrededor de 200 heridos (HRW, 2017).

Situaciones insostenibles y recurrentes

 Durante siglos, Alepo ha sido una de las ciudades más grandes de Siria, con una población de 2,1 millones de habitantes en 2004, casi tanto como Damasco, la capital (Durand y Dagorn, 2016). Sin embargo, cinco años después del movimiento de protesta de 2011 ante el cual el régimen de Bashar al-Asad respondió con las armas, la guerra ha devastado la ciudad. Según la organización de protección civil de los cascos blancos, solo los ataques aéreos rusos a la ciudad de Alepo en 2016 han matado a 1207 civiles, de los cuales 380 eran niños (Radio-Canada, Agence France-Presse y Reuters, 2016).

Human Rights Watch (HRW) ha realizado un informe acusando al gobierno sirio y a sus aliados de haber lanzado al menos ocho ataques químicos de gas cloro contra los barrios residenciales del este de la ciudad de Alepo para retomar el control, entre los meses de noviembre y diciembre de 2016, tras un periodo de relativa calma (HRW, 2017). La ofensiva continuó hasta el 13 de diciembre, fecha en la que las partes han acordado un alto el fuego, afirmó Human Rights Watch (2017).

Estos ataques han causado la muerte de nueve civiles, entre los cuales se encuentran cuatro niños, así como varios heridos (Ibid). Uno de los ataques más mortíferos golpeó el barrio de Al-Sakhour el 20 de noviembre, matando a seis miembros de la misma familia (HRW, 2017).

Según un agente de seguridad presente en el lugar, «las personas víctimas del ataque experimentaban dificultades para respirar, tosían violentamente, tenían nauseas, algunas se desmayaban, a otras les salía espuma por la boca, declaró un primer interviniente tras muchos ataques. Los niños y niñas son los más gravemente afectados por los productos químicos… Inhalan los olores y se ahogan» (HRW, 2017).

Los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU, entre ellos Rusia, han condenado el empleo de cualquier sustancia química tóxico, incluido el cloro, como arma en Siria, recalcando que los responsables deberán rendir cuentas. El 7 de agosto de 2015, el Consejo de Seguridad adoptó por unanimidad la Resolución 2235 en la que se establece la investigación para «identificar en la mayor medida posible a las personas, entidades, grupos o gobiernos que hayan empleado sustancias químicas como arma, incluido el cloro o cualquier otra sustancia química tóxica, en la República Árabe Siria o que hayan organizado o patrocinado su empleo» (HRW, 2017).

Alepo en el corazón de una catástrofe humanitaria

 La desesperanza reina en Alepo. Los niños y niñas padecen daños psíquicos debido a los violentos crímenes que empañan de sangre esta gran ciudad del norte de Siria, donde el régimen y los rebeldes libran una guerra sin piedad. «Todos los niños y niñas de Alepo sufren. Todos están traumatizados», declaró a AFP Radoslaw Rzehak, director de la oficina del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (AFP, 2016).

Las vidas destrozadas por un conflicto del que no son responsables, pero del que pagan el precio sufriendo malnutrición, deshidratación y desplazamientos forzados, sin poder acceder a una educación ni a unos cuidados médicos adecuados en el marco de una verdadera crisis humanitaria.Nada justifica tantos ataques a niños y niñas y tanta falta de respeto por la vida humana.

Los granos de esperanza

Alepo ha sufrido una destrucción incalculable que se ha dirigido tanto a su población como a su historia. El barrio Este de Alepo está ahora en manos del ejército sirio y los antiguos habitantes retoman gradualmente sus antiguas vidas.

El pasado 23 de febrero, se llevó a cabo en Ginebra una sesión extraordinaria del Consejo de los Derechos del Hombre de las Naciones Unidas sobre la situación en Siria con el fin de terminar con los ataques ilegales, de garantizar el acceso a la ayuda humanitaria así como a una ruta segura para los civiles que huyen del país y, además, para defender los derechos de los detenidos y garantizar la justicia y la reforma de la seguridad (Human Rights Watch, 2017).

Actualmente, 59 países han aprobado y se han comprometido a aprobar el compromiso político internacional conocido como la Declaración sobre Escuelas Seguras. Con la aprobación de la Declaración, los países se comprometen a restablecer el acceso a la educación cuando las escuelas sean bombardeadas, quemadas y destruidas durante conflictos armados, y se comprometen a garantizar la seguridad de los estudiantes, de los profesores y de la escuela. Estos países están de acuerdo en impedir la violencia y, para ello, se comprometieron a investigar y perseguir los crímenes de guerra que afecten a la integridad de las escuelas y a reducir al mínimo el uso de las escuelas con fines militares para que no se conviertan en blancos de ataque (Human Rights Watch, 2017).

Humanium también está comprometido con el respeto de los derechos de los niños y niñas en todo el mundo. Apoyamos el desarrollo sostenible y equitativo, centrándonos en un enfoque global que gire en torno a la cooperación, a la participación y a la autonomía de las personas más vulnerables. Actualmente, estamos valorando diferentes opciones para colaborar con una ONG siria con vistas a ofrecer apoyo a los niños y niñas de Siria. Asimismo, se contemplan otras opciones de asociación con la ONU.

Ecrito por : Mahaliana RAJAONARIVO
Traducido por : Gonzalo Silla Gozalvo.
Revisado por : Elena Parral Rodríguez,Gina Montoya Urbano.

Sources

AFP. (2016, Décembre 12). “Tous les enfants d’Alep sont traumatisés”, selon l’Unicef. Récupéré sur Le Parisien: http://www.leparisien.fr/laparisienne/sante/tous-les-enfants-d-alep-sont-traumatises-selon-l-unicef-12-12-2016-6446382.php

Durand, A.-A., & Dagorn, G. (2016, Décembre 15). Syrie : à quoi ressemblait la ville d’Alep avant la guerre ? Récupéré sur Le Monde: http://www.lemonde.fr/les-decodeurs/article/2016/12/15/a-quoi-ressemblait-la-ville-d-alep-avant-la-guerre_5049471_4355770.html

HRW. (2017, Février 21). La France et le Canada sont les 58ème et 59ème pays à approuver la Déclaration sur la sécurité dans les écoles. Récupéré sur Human Rights Watch : https://www.hrw.org/fr/news/2017/02/21/la-france-et-le-canada-sont-les-58eme-et-59eme-pays-approuver-la-declaration-sur-la

HRW. (2017, Février 13). Syrie : Des attaques chimiques ont été menées de manière coordonnée contre Alep. Récupéré sur Human Rights Watch: https://www.hrw.org/fr/news/2017/02/13/syrie-des-attaques-chimiques-ont-ete-menees-de-maniere-coordonnee-contre-alep

HRW. (2017, Février 21). Syrie : Faire des droits humains une priorité des pourparlers de Genève. Récupéré sur Human Rights Watch: https://www.hrw.org/fr/news/2017/02/21/syrie-faire-des-droits-humains-une-priorite-des-pourparlers-de-geneve

Radio-Canada & Agence France-Presse & Reuters. (2016, Décembre 15). Premières évacuations à Alep-Est. Récupéré sur radio-canada.ca: http://ici.radio-canada.ca/nouvelle/1006033/cessez-le-feu-alep-syrie-guerre-evacuation-treve

Posted in Uncategorized | Comments Off on Los niños y niñas víctimas de ataques químicos en Alepo

Explotación infantil en Bangladesh en prostíbulos y talleres

Segundo país exportador de producto textil después de China con un indicador de desarrollo humano en aumento del 88% desde hace 30 años, Bangladesh se propuso integrar el grupo de los Países de ingresos intermedios antes de 2021 (Ministère des Affaires Etrangères, 2016). Este dinamismo económico que resiste las crisis económicas y políticas tiene, sin embargo, una incidencia menor en la situación social del país. Pobreza e impotencia de la política, Bangladesh tiene una de la tasas de deserción escolar más alta del mundo pues los niños abandonan la escuela para aumentar la mano de obra manufacturera y todo tipo de tráfico.

Una legislación ignorada

El Estado de Bangladesh ratificó 7 de los 8 Convenios fundamentales de la Organización Internacional del Trabajo como la abolición efectiva del trabajo infantil. Estas cláusulas prohíben cualquier forma de trabajo que perjudique la salud, seguridad o moral de un menor, pero establece los 14 años como la edad mínima necesaria para trabajar en los países en vía de desarrollo. Medidas que, sin embargo, son difícilmente respetadas por el país según los informes anuales de la Organización (OIT, 2016).

El peligro de los talleres

Los niños trabajadores de Bangladesh trabajan más de 64 horas a la semana y la mayoría en talleres textiles (Quattri & Watkins, 2016). La necesidad creciente del mercado relega a un segundo plano las condiciones de trabajo de los obreros: salidas de emergencia tapiadas, instalaciones eléctricas obsoletas y falta de espacios, hay por lo menos 80000 problemas de seguridad en las 1106 fábricas inspeccionadas en el territorio (AFP, 2016) (AFP, 2014). Deficiencias que pueden llevar a catástrofes humanas importantes como el desplome de la fábrica Rana Plaza en 2013 donde murieron 1127 personas (AFP, 2016).

Explotación sexual de jovencitas

Existe un tráfico especial de niñas. Algunas jovencitas son encontradas en la calle y no son llevadas a la fábrica sino que las reclutan para prostituirse en numerosos prostíbulos de Bangladesh, y eso cuando no son enviadas a redes internacionales. Situado en la periferia de la capital Daca, Datlauda es el prostíbulo más grande el país, tiene 2000 prostitutas entre los cuales hay menores de 15 años (Rashid & Auer, 2015). Para que las más jóvenes parezcan más viejas a veces se les administra, en el lugar, los mismos esteroides que se utilizan para engordar las vacas (Rashid & Auer, 2015). De esta manera a los problemas de violencia sexual se suma un problema de droga que corroe poco a poco los huesos y los riñones de las jovencitas.

El impacto del trabajo en los niños

De forma inmediata o a largo plazo, los efectos del trabajo son muchas veces inevitables en lo niños. A nivel físico, puede tratarse de lesiones, discapacidad o intoxicación por metales cuyos síntomas aparecen muchos años después de la contaminación. A nivel psicológico, los jóvenes trabajadores sufren de una autoestima aniquilada
y de traumas psíquicos seguidos de un fuerte estrés generado por las condiciones y la naturaleza del trabajo. Allá donde el acceso a la educación permite formar una sociedad, el trabajo de los niños consolida el círculo vicioso de la pobreza.

Ecrito por : Florine Tirole
Traducido por : Rosa Castrillón
Revisado por : Gonzalo Sila Gozalvo

Sources
AFP. (2016, Abril 24). Bangladesh : Des Ateliers Textiles Toujours Dangereux. Extraído de Le Point.

AFP. (2014, Octubre 14). Bangladesh : Des Problèmes de Sécurité dans Toutes les Usines de Textile. Extraído de Libération.

Akash, G. (2016, Diciembre 19). 8€/mois pour du t-shirt. Il photographie le travail des enfants…. Extraído de Mr Mondialisation.

Akash, G. (n.d.). Photo Series: Angels in Hell. Extraído de GMB Akash.

Choné, M. (2016, Diciembre 8). Travail des enfants : 64 heures par semaine au Bangladesh. Extraído de ConsoGlobe.

Ministère des Affaires Etrangères. (2016, Agosto 3). Présentation du Bangladesh. Extraído de France Diplomatie.

OIT. (2016). Normlex – Ratifications pour Bangladesh. Extraído de Organisation Internationale du Travail.

Quattri, M., & Watkins, K. (2016, Diciembre). Child Labour and Education: A Survey of Slum Settlements in Dhaka. Extraído de Overseas Development Institute.

Le Quément, J. L. (2008). La Pauvreté Durable? Au Bangladesh et en particulier à Dacca. L’Harmattan.

Rashid, T., & Auer, S. (2015, Febrero 9). Elles n’ont aucune chance de sortir du plus grand bordel du Bangladesh. Extraído de Vice News.

Posted in Uncategorized | Comments Off on Explotación infantil en Bangladesh en prostíbulos y talleres

Suicidio infantil en Japón: la razón número uno de muertes de niños

Japón tiene una de las más altas tasas de suicidio. Un informe de la Organización Mundial de la Salud muestra que, de hecho, esta es 60 por ciento mayor que el promedio mundial (Lu, 2015). El país  tiene un promedio de 70 suicidios diarios y, de manera alarmante, este problema afecta también a los niños (Ibíd.). Desde 2014, el suicidio en niños entre los 10 y 19 años de edad se ha transformado en la principal causa de muerte infantil (Oi, 2015) y pese a la baja de este indicador a nivel general la tasa de suicidios infantiles continua en ascenso (Whitman, 2015)!

Los principales motivos del suicidio infantil son asuntos relacionados con la escuela, como deberes exigentes o acoso escolar. Estos problemas conducen a los niños a la depresión. Kenzo Denda, académico de la Universidad de Hokkaido, manifiesta que en Japón uno de cada doce estudiantes de primaria y uno de cada cuatro estudiantes en secundaria sufren depresión, lo cual conduce a que muchos de ellos cometan suicidio (Lu, 2015). Notamos que los suicidios alcanzan su máximo en septiembre, cuando los niños vuelven a la escuela después de las vacaciones de verano; en efecto, es más probable que los niños japoneses se quiten la vida el 1 de septiembre que en cualquier otra fecha. El punto máximo de suicidios se repite en abril, cuando los estudiantes regresan a la escuela para comenzar un nuevo año académico (Oi, 2015). Los asuntos relacionados con la escuela y la inclinación de los niños al suicidio, sorprendentemente, forman parte de la cultura japonesa.

¿De qué manera afecta esto a los niños? La cultura de grupo y la presión por el éxito.

En Japón, la cultura de grupo es importante. Esta práctica significa que todos deben ser parte de un grupo, seguir las reglas y tener la misma opinión que el resto de sus miembros. Ello implica que cada persona que sea diferente o no cumpla las reglas será excluida y pasará a convertirse en el blanco de acosadores. Esta es también una razón por la cual algunos sólo observan lo que sucede, pero no reaccionan: si tú no eres uno de los que intimidan y se burlan de los demás, entonces podrías convertirte en la próxima víctima. Esto aplica también para maestros que, en ocasiones, saben lo que ocurre, pero se hacen los de la vista gorda o incluso participan de las situaciones de abuso para evitarse problemas.

La cultura de grupo está también vinculada a la presión escolar, pues de los estudiantes siempre se espera que tengan un buen desempeño y que obtengan las calificaciones más altas. Quienes tienen dificultades de aprendizaje no reciben ningún apoyo, sino que deben aceptar seguir con el resto de la clase. Este aspecto de la cultura japonesa puede explicar, al menos en parte, los problemas que los niños enfrentan en la escuela y que pueden llevarlos a querer poner fin a sus vidas (Oi, 2015).

La percepción del suicidio en Japón

Comparados con los occidentales, los japoneses tienen mayores probabilidades de optar por el suicidio cuando se enfrentan a una situación difícil. En Japón, el suicidio tiene un significado diferente y no es percibido de la misma forma que en Occidente. A diferencia de los países cristianos, en Japón el suicidio no es considerado un pecado, sino como una forma de asumir responsabilidades y pedir perdón. El suicidio está muy arraigado en la historia del país; por ejemplo recordemos a los Samurai, quienes con tal de limpiar su nombre practicaban el ritual del Seppuku (1) , o a los pilotos Kamikaze durante la Segunda Guerra Mundial (Wingfield-Hayes, 2015).

Soluciones insatisfactorias

Desde 2012, Japón ha tomado con más seriedad el problema del suicidio, y el gobierno ha instaurado acciones que buscan reducir esta tasa en un 20 % para el 2025 (Lu, 2015). Éstas parecen estar trayendo frutos, pues la tasa global de suicidio está disminuyendo. No obstante, dichas disposiciones sólo hacen énfasis en adultos y no son adecuadas para los niños. Lo cierto es que mientras Japón busca un método efectivo para reducir el suicidio en los niños, la tasa de suicidio infantil está aumentando. Japón puede intentar reducir la tasa de suicidio con medidas políticas, pero la realidad es que al final del día no cambian el hecho de que esto es una práctica histórica, vinculada a cómo la sociedad evoluciona dentro del sistema escolar y, por lo tanto, a menos que las personas cambien su forma de pensar, el problema permanecerá latente.

Los niños piensan que la única opción que tienen es ir a la escuela o cometer suicidio, y algunos de ellos escogen esto último, pues no pueden soportar la idea de volver a la escuela. Las organizaciones de beneficencia quieren hacerles saber que hay otras alternativas y les recomiendan quedarse en casa (Lu, 2015). Los niños a los que sus padres les han permitido quedarse en casa han podido escapar a esta situación. Nanae tuvo el apoyo de su madre cuando dejó de ir a la escuela por un año. Ahora ella ha vuelto a estudiar, y es cantante en una banda. Ella logró hacer frente a esta adversidad gracias a las oportunidades que encontró en internet para hablar de sus problemas. Pero esto no acaba aquí, ahora ella está escribiendo un blog donde relata su experiencia y por medio del cual quiere ayudar a otros niños, víctimas del acoso escolar, (Wright, 2015). Dejar de asistir a la escuela e intentar fortalecerse a sí mismo(a) es actualmente la única solución que se les ofrece a los niños en este tipo de situación. Sin embargo, esto es desde luego una solución temporal; los niños tienen el derecho de asistir a la escuela, y ellos deberían hacer uso de este derecho sin miedo o vergüenza. El gobierno está buscando implementar estrategias que apunten a ampliar la discusión sobre temas de salud mental en el país. Sólo podemos esperar que esto sea de ayuda para las personas afectadas por estos problemas, incluyendo a los niños.

(1) Ritual de suicidio por destripamiento llevado a cabo por los Samurai para morir con honor en vez de ser capturados por los enemigos, o cuando tienen vergüenza de ellos mismos.

Ecrito por : Lucy Autin
Traducido por : Juan Ayarza.
Corregido por : Aleida Cobos

Sources
Kuchikomi. (21 de noviembre de 2009). Children’s depression and suicide a worsening problem. [artículo en línea] Acceda a éste en el siguiente enlace: https://www.japantoday.com/category/kuchikomi/view/childrens-depression-and-suicide-a-worsening-problem

Lu, S. (22 de octubre de 2015). The mystery behind Japan’s high suicide rates among kids. [revista en línea]. Acceda a éste en el siguiente enlace: http://wilsonquarterly.com/stories/the-mystery-behind-japans-high-suicide-rates-among-kids/

Oi, M. (31 de agosto de 2015). Tackling the deadliest day for Japanese teenagers.[artículo de periódico en línea] Acceda a éste en el siguiente enlace: http://www.bbc.com/news/world-asia-34105044

Whitman, E. (19 de agosto de 2015). Japan School Children Suicides: After Vacation, Many Young Students Kill Themselves, Study Finds. [artículo de periódico en línea] Acceda a éste en el siguiente enlace: http://www.ibtimes.com/japan-school-children-suicides-after-vacation-many-young-students-kill-themselves-2059931

Wingfield-Hayes, R. (3 de Julio de 2015). Why does Japan have such a high suicide rate? [artículo en línea] Acceda a éste en el siguiente enlace: http://www.bbc.com/news/world-33362387

Wright, R. (1 de septiembre de 2015). Japan’s worst day for teen suicides [artículo en línea] Acceda a éste en el siguiente enlace: http://edition.cnn.com/2015/09/01/asia/japan-teen-suicides/

Posted in Uncategorized | Comments Off on Suicidio infantil en Japón: la razón número uno de muertes de niños