Emergencia climática

“Esto es una emergencia. Esto es una crisis existencial y debemos hacer cuanto podamos para detenerla”

Greta Thunberg (BBC, 2019)

La naturaleza es crucial para sobrevivir. La humanidad está atestiguando, sin embargo, la destrucción prolongada de la naturaleza y por lo tanto el ímpetu por un mundo diferente ha comenzado. En todas partes, las comunidades se están uniendo para luchar en contra del cambio climático y proteger nuestro planeta. Los niños juegan un papel esencial en esta lucha por la vida y un ambiente saludable. Humanium apoya totalmente el derecho de los niños de las generaciones presentes y futuras a vivir en un mundo seguro, hermoso y saludable, y estamos trabajando hacia esta misma visión. 

Resumen para los niños

La gente alrededor el mundo ha unido fuerzas para darle voz a la lucha global contra el cambio climático. La combinación de una alarma global sonando por el estado ambiental de nuestro planeta, junto con el incremento de eventos climáticos extremos es conocida como ‘emergencia climática’. Esta emergencia es el reflejo del cambio climático y sus vastas y devastadoras consecuencias, incluyendo el aumento en el nivel del mar, aumento de las temperaturas globales, incremento de los incendios forestales y sequías, así como el desplazamiento humano forzado en masa. No hay una razón o actor responsable por este desastre global ambiental. Más bien, los etilos de vida contemporáneos combinados con un mundo industrializado que consume combustibles fósiles sin restricción nos ha llevado a esto. Aunque todos deberíamos estar tratando de mejorar nuestros hábitos y hacer cambios en nuestras vidas, son ante todo las grandes compañías y corporaciones gigantes quienes deben imperativa y dramáticamente cambiar la forma en que producen y venden productos, y los responsables de creación de políticas quienes los obliguen a hacerlo por el bien del ambiente. Hay muchas soluciones a la actual emergencia y muchas personas trabajan cada día para hacer posible este cambio por el planeta y sus habitantes. Pero como Greta Thunberg y muchos otros destacan –esta es una emergencia- y es urgente e imperativo que los cambios necesarios ocurran ahora y no después.

¿Qué es la Emergencia Climática?

En la última década, muchos movimientos civiles han emergido pidiendo cambios en el comportamiento humano por el medio ambiente. El planeta está sufriendo una degradación extrema y destrucción de sus ambientes y ecosistemas que pueden afectar a los humanos y todo lo que tenga vida en la tierra, para siempre. En respuesta, la gente alrededor del mundo está dispuesta a cambiar sus vidas y tomar acción para instigar el cambio político ante esta emergencia mundial. 

Tal como los humanos sienten que demasiados desastres medioambientales están ocurriendo – aumento de los niveles del mar, incremento en los incendios forestales, ciclones y fenómenos climáticos extremos – científicos alrededor del mundo han establecido que los humanos son el principal actor de dicha perturbación ambiental y que a la luz de este hecho, es posible contrarrestar la emergencia.

De hecho, el 97% de los científicos del clima que publican activamente están de acuerdo en que el cambio climático está ocurriendo y que las actividades humanas son causa de él (NASA, 2020). La concentración de gases de efecto invernadero en la atmósfera está directamente vinculada a la temperatura de la Tierra una concentración en aumento de gas de efecto invernadero ha sido detectada desde la Revolución Industrial y la quema de combustibles fósiles.

¿Cuáles son los principales impactos de la Emergencia Climática?

Aumento de las temperaturas y niveles del mar

  • La temperatura de la Tierra ha cambiado y continuará de esta manera de acuerdo con la mayoría de los estudios. Ya en 2019, el promedio de la temperatura global fue 1.1°C más alto que los años previos. El incremento de las temperaturas globales condujo a eventos climáticos extremos tales como olas de calor, sequías, inundaciones, tormentas de invierno, huracanes, e incendios forestales (UN Environment Programme, 2020).

En 2019, una ola de calor global causó el derretimiento de cantidades sin precedentes de hielo e incremento récord de niveles del mar junto con la generación masiva de gas de efecto invernadero (World Meteorological Organization, 2019).

Los científicos están de acuerdo en que el incremento de la temperatura de hasta 1.5°C sería muy serio, pero aún tiene un impacto menor que un aumento en la temperatura más allá de este punto (Environmental Programme, 2020). Más allá de 1.5°C, se nos advierte de consecuencias aún peores lo que amenazaría los medios de subsistencia globales, las economías y la vida de millones. Ejemplos de tales consecuencias extremas incluyen que arriba de 1.5° C más del 70% de los arrecifes de coral moriría, y por encima de 2°C alrededor del 99% podría perderse. Los insectos, esenciales para la polinización de cultivos y plantaciones, perdería la mitad de sus hábitat si el globo se calentara a 1.5°C, siendo esto empeorado a los 2°C de calentamiento. Algunos consideran un eventual aumento a 2°C altamente probable (Environmental Programme, 2020).

Por arriba de 1.5°C la frecuencia e intensidad de las sequías se incrementaría, así como las tormentas y los eventos climáticos extremos, los cuales son ya devastadores en muchos países, y van en aumento.

  • El nivel del mar aumentará de 1 a 4 pies para 2100. Los registros iniciaron en 1880 y demuestran que para 2020, el nivel global del mar ha crecido alrededor de 8 pulgadas desde entonces (Nasa, 2020).
  • El aumento en las inundaciones y hundimiento de tierras son también esperados debido a la combinación de mareas altas y de tormenta que acompañan el aumento del nivel del mar.

Una causa del aumento del nivel del mar es el impacto del cambio climático en las regiones polares. Los dos polos son esenciales para para la regulación natural del clima del planeta, parcialmente porque sirven para reflejar mucha de la energía solar. En el Ártico, las temperaturas promedio del aire han aumentado 5° C en los últimos 100 años. Igualmente, la Antártida juega un rol clave en la regulación del clima y contiene 90% del agua dulce de la superficie del planeta (WWF, 2020).

Todos estos factores contribuyen al hecho de que cada año el mar suba 0.13 pulgadas (3.2mm); existen 3 causas mayores del aumento del nivel del mar. Primeramente, la expansión del agua a medida que se calienta, que se conoce como ‘expansión termal’. En efecto, alrededor de la mitad del aumento en el nivel del mar es atribuible a océanos más cálidos, los cuales ocupan mayor espacio. En Segundo lugar, el derretimiento de los glaciares ha demostrado temperaturas persistentes más altas que a su vez desregulan el equilibrio del proceso natural de fusión de los glaciares y la formación de hielo nuevo. El incremento de la fusión de hielo en Verano conduce a inviernos tardíos y primaveras tempranas, creando un desequilibrio entre la escorrentía y la evaporación del océano, haciendo que el nivel del mar suba. En tercer lugar, la pérdida de las capas de hielo de Groenlandia y la Antártida juega un rol importante en el aumento del nivel del mar del planeta (National Geographic, 2020).

  • Ventos climáticos extremos, incendios forestales y sequías: la emergencia climática has ha incrementado considerablemente las sequías alrededor del mundo. En efecto, las temperaturas más cálidas pueden acelerar la evaporación del suelo que conduciendo a periodos de precipitación más secos. Los ríos atmosféricos pueden también ser afectados por la interrupción de los patrones de precipitación. Las inundaciones, por ejemplo, han estado causando muerte y destrucción sin precedentes en muchos países. Las sequías amenazan la agricultura, el transporte, los incendios forestales, la energía e innumerables medios de subsistencia.

La sequía es causada por una mayor evaporación del suelo y la evaporación, que a su vez está asociado con el calentamiento de la tierra. La proliferación de zonas secas a través del globo se ha duplicado desde 1970. (Climate Communication, 2011).

Aunado a esto, los Incendios forestales han aumentado. Hay temporadas de Incendios forestales más largas debido a que las escorrentías de primavera llegan antes, el calor se acumula más rápido y las condiciones cálidas se prolongan; estas condiciones más secas incrementan la probabilidad de que ocurran incendios (algunos incendios son también iniciados deliberadamente para talar bosques). La precipitación disminuye a medida que las temperaturas aumentan. Las condiciones más cálidas crean condiciones para infestaciones generalizadas de insectos, generando áreas más amplias de árboles muertos y más combustibles. En adición, hay una mayor frecuencia de rayos y tormentas eléctricas.

  • La emergencia climática también ocasiona desplazamiento humano forzado en masa, lo que significa que las casas de las personas y pueblos se vuelvan inhabitables y se vean forzadas a marcharse. De hecho, ya el doble de personas son desplazadas por el cambio climático más que por violencia y conflictos, con 7 millones de personas desplazadas internamente por fenómenos meteorológicos externos sólo en la primera mitad de 2019 (esto no incluye desplazamiento transfronterizo). Esta cantidad de personas se está incrementando cada vez más, aunque no oficialmente, reconocida como Refugiados Climáticos (Internal Displacement Monitoring Centre, 2019).

Contaminación

La contaminación del aire, del agua, de la tierra, lumínica y acústica son factores importantes de la emergencia climática. La quema de combustibles fósiles contamina el aire que respiramos además de acelerar la emergencia climática, por lo que la contaminación del aire ha sido llamada el “nuevo tabaco” por la Organización Mundial de la Salud (WHO por sus siglas en inglés, OMS en español). De hecho, 9 de cada 10 personas respiran aire que contiene contaminantes (WHO, 2020) y alrededor de 4.5 millones de personas mueren cada año debido a la contaminación del aire, con los países de ingresos bajos y medios más afectado, algo que Greenpeace ha calificado como una “emergencia de  salud pública” causada principalmente por las compañías de carbón, petróleo y automóviles las cuales a su vez obtienen atractivas ganancias (Greenpeace, 2020). La contaminación del océano y de las aguas del mundo es también un gran problema que contribuye a la destrucción de los ecosistemas y pone en peligro la salud de muchas especies. De hecho, 80% de esta contaminación proviene de solo 20 países. Debido al equivalente a casi 57,000 ballenas azules de plástico que son arrojadas al océano cada año, se han formado enormes parches de basura en él, una de las cuales es dos veces el tamaño de Texas y contiene cerca de 1.8 trillones de pedazos de basura (Conservation International, 2020).

Pérdida de biodiversidad, deforestación y desertificación

“La salud de los ecosistemas de los cuales nosotros y otras especies dependen se está deteriorando más rápido que nunca. Estamos erosionando los cimientos de nuestras economías, medios de subsistencia, seguridad alimentaria, salud y calidad de vida en todo el mundo”

Sir Robert Watson, Presidente de la Plataforma Intergubernamental de Ciencia y Política sobre Biodiversidad y Servicios de los Ecosistemas (UN, 2019). 

La desertificación y deforestación son resultados devastadores del cambio climático que destruyen los medios de subsistencia y hábitats de innumerables personas y otras especies alrededor del mundo. Debido a la sequía y deforestación, tierras de cultivo del tamaño de Filipinas se pierde cada año – con la misma cantidad de selva tropical perdida solo en 2018. De acuerdo con la ONU, alrededor de 1.6 mil millones de personas dependen de los bosques, incluidos 70 millones de indígenas, además de que los bosques albergan más del 80% de todas las especies de animales terrestres, plantas e insectos. Más aún, 2,600 millones de personas dependen directamente de la agricultura, pero a partir de 2019 más de la mitad de la tierra tradicionalmente usada para agricultura ha sido afectada por la degradación del suelo (que contribuye a la desertificación) la cual reduce la capacidad de las personas para cultivar y criar animales. Es la gente más pobre en el mundo, aquella más severamente impactada por desigualdades estructurales, quien es la más seriamente afectada por la desertificación y deforestación, con mujeres y niñas siendo golpeadas desproporcionadamente (UN SGD, 2019).

El informe 2019 de las Naciones Unidas ‘Informe de Evaluación Global sobre la Biodiversidad y el Servicio de los Ecosistemas’ describió la tasa acelerada de extinción de especies y la destrucción sin precedentes de la naturaleza que la emergencia ha provocado. Hasta un millón de especies enfrentan la extinción, muchos en las próximas décadas. Más del 40% de los anfibios, casi 33% de los corales formadores de arrecifes, 10% de los insectos y más del 30% de todos los mamíferos marinos son amenazados por la extinción. Las regiones tropicales son hogar de los más altos niveles de biodiversidad en el planeta y han sido los más severamente impactados por la pérdida de los ecosistemas. Por ejemplo, bosques tropicales que podrían cubrir la superficie de Egipto se perdieron de 1980 a 2000, resultado principalmente de la deforestación debido a la ganadería en Latinoamérica y de plantaciones en el Sudeste de Asia (de las cuales 80% son para el aceite de palma). Igualmente, la dramática muerte de los hábitats costeros aumenta significativamente el riesgo de huracanes e inundaciones (UN SDG, 2019).

¿Cómo se ven afectados los niños?

La Emergencia Climática amenaza los más fundamentales derechos de los niños (como está consagrado en la Convención sobre los Derechos del Niño), impactando severamente sus derechos a la salud, alimento, agua, educación y protección. Los fenómenos meteorológicos extremos en todo el mundo están poniendo en riesgo la vida de cada vez más niños. Los niños de ven desproporcionadamente afectados por la emergencia climática en el presente y gran parte de su futuro será dictado por el curso de la degradación climática en los años venideros. De hecho, muchos niños han sido empujados a emprender la lucha inmensamente difícil y peligrosa por la justicia ambiental. En 2019, la UNICEF declaró la Emergencia Climática como una crisis de los derechos del niño (UNICEF, 2019) y reportó lo siguiente:

  • Cada año, los factores medioambientales matan a 1.7 millones de niños menores de cinco años.
  • Uno de cada cuatro niños vivirá en áreas con recursos hídricos extremadamente limitados para 2040.
  • Más de quinientos millones de niños viven en áreas con riesgo significativamente alto de inundaciones debido a fenómenos meteorológicos extremos.
  • Alrededor de 160 millones de niños viven en áreas que sufren altos niveles de sequía.
  • Casi el 90% de la carga de enfermedad atribuible al cambio climático es transmitida por niños menores de cinco años. 
  • Cerca de 300 millones de niños respiran aire tóxico – de los cuales 17 millones no han cumplido su primer año de vida (UNICEF, 2019).

¿Quién está implicado en la Emergencia Climática?

Es cada vez más evidente que ciudadanos y comunidades ejercen presión sobre los gobiernos y compañías para que actúen por el bien del medio ambiente. Ellos han emergido de esta manera como actores clave en medio de la Emergencia Climática e incluyen movimientos mundiales entre sus miles e innumerables miembros. Dichos actores exigen una adhesión significativa a los hallazgos y advertencias científicas, así como la adopción de actitudes más radicales, comportamientos y políticas enfocados a la Emergencia Climática.

En Segundo lugar, los gobiernos de las naciones alrededor del mundo están tomando algunas acciones, pero a menudo son condescendientes y sesgados en contra de los movimientos de la sociedad civil. Si bien es cierto que ese progreso, aunque insuficiente, ha sido conseguido. En los 80s se adoptaron soluciones con la esperanza de evitar otro serio problema ambiental, ya que el agotamiento del ozono estaba causando preocupación mundial. Esto se logró con el Protocolo de Montreal firmado en 1987 y ratificado por todos los países del mundo, señalando un importante cambio en la percepción internacional (Tampere University, 2019). El derecho ambiental internacional y nacional tiene el potencial de otorgar a la personas en todas partes derechos ambientales. 

Los problemas ambientales hoy son más vastos y dramáticos que en la década de 1980, no obstante, y no involucran ningún factor ambiental en particular, sino una compleja amalgama de problemas. La solución, por lo tanto, es ahora más complicada y no implica abordar cualquier problema, sino todo el sistema global.

Pekka Jokinen, Profesora de Política Ambiental en la Universidad de Tampere, dijo “La política climática actual no ha tenido tanto éxito. NO hay soluciones tecnológicas fáciles y el liderazgo político de hoy en este tema no es lo mismo que el liderazgo en los 80s” (Tampere University, 2019).Finalmente, los comercios y las compañías son actores cruciales en el escenario global en el que se desarrolla la Emergencia Climática. Los estudios muestran que cerca de dos tercios (alrededor del 63%) detodo el dióxido de carbono industrial y metano liberados hacia la atmósfera pueden ser rastreados hasta la producción de combustibles fósiles y cemento de tan solo 90 compañías. Estas incluyen compañías privadas tales como Chevron y Exxon, así como compañías estatales como Gazprom y Saudi Aramco. Las 20 compañías principales produjeron 48% de toda la contaminación por carbón industrial. El estudio declara que: “La mayoría de los análisis a la fecha, incluyendo la estructura de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (UNFCCC por sus siglas en inglés), consideran la responsabilidad en términos de estados-nación […] Sin embargo, las responsabilidades pueden ser también entendidas de otras maneras, como se hizo en el presente análisis de seguimiento de emisiones a los principales productores de carbón [..]” (Heede, 2013). La responsabilidad de tales compañías es primordial para abordar la emergencia climática, y responsabilizarlos estrictamente por sus acciones u omisiones, junto a una mejor regulación, es un desafío de suma importancia para la década por venir.

¿Qué se debe hacer?

Acciones decisivas y cambios en la política necesitan ser llevados a cabo a fin de combatir efectivamente el cambio climático. Esto debe suceder ahora.

Las emisiones de gas de efecto invernadero necesitan reducirse en 7.6% cada año desde ahora hasta 2030. Cada año fallamos en actuar, cuanto mayor es la dificultad para recuperar el daño y el costo por reducir las emisiones aumenta. El Acuerdo de Paris ha demostrado ser insuficiente respecto a sus objetivos de 2015 de limita el aumento de la temperatura global a no más de 2°C por encima de los niveles pre-industriales. Los objetivos serán reconsiderados en 2021 por la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP26). En la COP26, si lo estados no acuerdan -y cumplen- objetivos más efectivos, el mundo seguramente enfrentaría un aumento en las temperaturas superior a 1.5°C. El problema es que los países no están en camino de cumplir las promesas que han hecho. El planeta necesita desesperadamente un cambio rápido a cero emisiones netas de carbón, un crecimiento en la cantidad de energía procedente de recursos renovables y la rápida desaceleración de la dependencia de combustibles fósiles (UN environment programme, 2020).

Escrito por Adrian Lakrichi y Josie Thum
Traducido por Gabriela Pacheco
Última actualización el 24 de junio de 2020

Glosario :

  1. El hundimiento de la tierra es un asentamiento gradual o hundimiento repentino de la superficie de la Tierra.
  2. Escorrentía:  “La parte de la precipitación, nieve derretida o agua de riego que aparece en  corrientes superficiales no controladas (no reguladas por una presa agua arriba), ríos, desagües o alcantarillas”(USGS, 2020).
  3. Los ríos atmosféricos son corrientes estrechas de humedad transportadas en la atmósfera. 
  4. 12 millones de hectáreas.
  5. 100 millones de hectáreas.

Bibliografía :