Niños de Eritrea

Niños de Eritrea

Descubriendo los derechos infantiles en Eritrea

Así como la información sobre la situación de los niños en Eritrea está controlada, es evidente que los jóvenes eritreos viven en condiciones extremadamente difíciles. Muy pocos niños están en condiciones de gozar de todos sus derechos.

 Carte_erythree-2

Índice de Cumplimiento de los Derechos del Niño:
4,22 /10

Nivel negro: Situación muy grave.

Población : 6,23 millones
Pob. de 0 à 14 años : 41,7%

Esperanza de vida: 62,9 años
Mortalidad en menores de 5 años: 34 ‰

Principales problemas que afectan a los niños en Eritrea:

Pobreza

En Eritrea, una de cada dos personas vive por debajo del umbral de pobreza. La Renta Nacional Bruta (RNB)es uno de los más bajos del mundo. Es decir, que en promedio un eritreo gana 100 veces menos que un español.

Los niños son los más vulnerables frente a las consecuencias de este pilar. Su bienestar se encuentra ampliamente compremetido en él.

Maltrato

En Eritrea, solamente los castigos corporales en contra de los niños menores de 15 años y que ponen gravemente en peligro su salud física y mental son prohibidos. Así, los castigos juzgados “razonables” permanecen legales. Estos son ampliamente aceptados y practicados por la población. Por consiguiente, miles de niños son víctimas de violencia tanto en el ámbito familiar como en el ámbito escolar. Las familias no están conscientes que estos castigos afectan la salud, así como la dignidad del niño.

Por otro lado, los policías y militares a veces son también autores de tratos inhumanos y degradantes sobre los niños. Por ejemplo, muchos niños son maltratados y cruelmente torturados.

Derecho a la salud

Algunos esfuerzos recientes dieron sus frutos y mejoraron la salud de los niños eritreos. Sin embargo, la situación todavía es deplorable, particularmente respecto a cifras, tales como el índice de mortalidad infantil que se eleva a 55%. La vida de los niños está a menudo en peligro: enfermedades, falta de vacunación, higiene deplorable…

Las estructuras médicas están esencialmente centradas en las zonas urbanas, que restringen considerablemente el acceso a los cuidados de la salud en los niños que viven en las regiones rurales.

Sólo el 5 % de los eritreos tienen acceso a equipos de saneamiento mejorado. Así, la higiene falta gravemente en la mayoría de los pueblos: no hay sanitarios, lugares salubres donde bañarse ni jabón…

SIDA

El índice de prevalencia del SIDA en Eritrea es muy inquietante. Efectivamente, el número de personas seropositivas está en constante aumento. Además, una mejor prevención y sensibilización a los niños respecto a este virus permitiría impedir nuevos contagios. Por otro lado, la toma de responsabilidad y la tutoría de personas afectadas son deficientes, a pesar de recientes progresos.

Además de afectar la salud física de los niños, el SIDA tiene asimismo un impacto en su vida en general. Por ejemplo, muchos de ellos quedan huérfanos debido al SIDA, después de la muerte de sus padres. Sus perspectivas del futuro se obscurecen así de manera trágica.

Niños de la calle

En Eritrea, cada vez más niños que viven en las calles. Su vulnerabilidad está a la merced de los traficantes y a menudo están propensos a ser víctimas de trata y prostitución.

Para escapar de su realidad, los jóvenes de las calles consumen a menudo marihuana, alcohol o inhalan gasolina. Estas condiciones de vida muy duras, tienen desafortunadamente un impacto negativo en su desarrollo físico, psicosocial, cultural y económico.

Derecho a la identidad

A pesar de esfuerzos emprendidos en la materia, el derecho a la identidad no está asegurado para todos los niños eritreos, en particular para los que son minorías. Ahora bien, el registro de nacimientos y la atribución de su nacionalidad conceden al niño su capacidad jurídica; eso significa que para los niños de dicha identidad no registrada, no serán reconocidos oficialmente como miembros de la sociedad y no podrán hacer valer sus derechos.

Derecho a la educación

Con un índice de escolarización de sólo 39 %, Eritrea ocupa el quinto lugar a nivel mundial de los países más mediocres en materia de educación. Las dificultades para acceder a la escuela afecta particularmente a los niños que viven en zonas rurales. Estos últimos son a veces obligados a caminar numerosos kilómetros a pie bajo un calor abrumador para recibir las clases. Por otro lado, muchas familias son nómadas, lo que limita el acceso a la educación de sus hijos.

Las familias eritreas rechazan en general que sus hijas vayan a la escuela. El futuro de éstas ya está marcado: se casaran lo más jóvenes posible y no tendrán la necesidad de ir a la escuela.

Además, los medios que están a disposición del sistema educativo son muy mediocres: manuales, edificios, sanitarios…son muy antiguos, incluso inexistentes.

Mutilación genital

En 2007, el gobierno de Eritrea prohibió oficialmente les escisiones. Sin embargo, en 2009, las mutilaciones genitales correspondían todavía a más de 60% jovencitas en este país.

La precariedad y la falta de higiene en las cuales se practican las escisiones llevan a menudo a graves consecuencias en cuanto a la salud de las jóvenes. Frecuentemente, estos actos ocasionan infecciones, hemorragias u otros problemas.

Matrimonio infantil

Cerca de una joven eritrea de cada dos se casa aunque sea todavía una menor, la edad legal en este país, sin embargo, es de 18 años. Pero, las leyes consuetudinarias rebajan este mínimo a una edad muy baja, de 13 años para algunas. Por otro lado, el número de niños casados muy jóvenes está en constante aumento en este Estado.

Los matrimonios infantiles tienen repercusiones negativas en su salud, su desarrollo y el pleno ejercicio de sus derechos. Casadas precozmente, las jóvenes son limitadas a sus interacciones sociales, puesto que abandonaron su escolaridad. Además, se arriesgan a un embarazo precoz que puede mostrarse peligroso para su salud y la del niño.