Abuso infantil

Abuso infantil

Los niños pueden ser víctimas de abusos en el entorno familiar, escolar o público. Este tipo de acciones pueden tener graves consecuencias en su salud mental y física.

Tipos de abusos

Existen distintos tipos de abusos infantiles:

  • Los abusos físicos son actos brutales y violentos en los cuales se hiere deliberadamente al niño con golpes, quemaduras, estrangulación, entre otros, lastimándolo física y emocionalmente.
  • Los abusos psicológicos conllevan a menudo humillaciones y vejaciones hacia el niño, denigrándolo u obligándole a realizar actos degradantes, por ejemplo, el adulto que utiliza su autoridad, amenaza al niño o lo aísla para que no tenga amigos.
  • La negligencia infantil puede ser un auténtico abuso, cuando el niño carece de afecto, cuidados, protección o alimentos.
  • Los abusos sexuales, tales como realizar actos obscenos delante de un niño, la violación, el incesto, entre otros, constituyen una grave violación a los derechos infantiles, concretamente al derecho a la dignidad.

Causas del abuso infantil

Abusos causados por una disciplina muy estricta

Muchos adultos utilizan la violencia como herramienta para castigar o inculcar disciplina a los niños. La mayoría de las ocasiones, son personas cercanas pertenecientes al círculo del niño como familiares, niñeras, etc., que llevan a cabo este tipo de malos tratos.


En esta situación, los niños consideran los abusos como un castigo e intentan esconder su dolor porque se sienten culpables de su mal comportamiento. Por esta razón, los niños sobrellevan esta situación creyendo que es una parte normal de sus vidas.

Este tipo de trato puede tener repercusiones muy perjudiciales y perturbadoras, dejando a los niños con problemas irreversibles de comportamiento. Traumatizados, tienen más posibilidades de ser adultos rudos y apáticos.

Abusos producto de prácticas culturales

Debido a cuestiones religiosas, culturales y tradicionales, muchos países toleran ciertas prácticas aunque sean contraproducentes para el bienestar físico y mental de los niños. Los castigos culturales, la mutilación genital femenina y los trabajos domésticos infantiles forman parte de esas costumbres culturales.

A pesar de conocer la gravedad de estos actos en la salud de los niños (países en los cuales se han firmado leyes internacionales que condenan los abusos infantiles), se siguen permitiendo estas prácticas. De hecho, los gobiernos no las consideran perjudiciales, por ello, no intentan crear medidas para aumentar la concientización y prevenir tales prácticas.

Traducido por: Verónica Del Valle Cacela
Corregido por: Jeniffer Lantigua