Explotación sexual infantil

Explotación sexual infantil

Los niños y la explotación sexual

Si se habla de abuso sexual, violencia sexual o explotación sexual con fines comerciales, estamos inevitablemente ante un tema de prácticas criminales y de inaguantable sufrimiento para los niños. La explotación sexual es un insulto y una agresión a la dignidad y a los derechos fundamentales de los niños.

Definición de explotación sexual infantil

Un explotador sexual es alguien “que se beneficia injustamente de cierto desequilibrio de poder entre él mismo y una persona menor de 18 de años, con la intención de explotar sexualmente a esa persona, ya sea para sacar provecho o por placer personal”.

Esta definición se formuló en Estocolmo, durante el Primer Congreso Mundial contra la Explotación Sexual de los Niños (1996) y se utilizó también en el Segundo Congreso Mundial realizado en Yokohama, cinco años después, en 2001. Dicha definición sirve para considerar la explotación sexual en relación con abuso sexual, violencia sexual y explotación sexual con fines comerciales.

Abuso sexual

El abuso sexual es infligido por alguien que está en una posición de poder sobre la víctima. Puede ser un miembro de la familia, un miembro de la comunidad donde vive la víctima, un profesor o cualquier otra autoridad. Los niños, vulnerables e indefensos, a menudo son los objetivos y las víctimas de adultos, quienes abusan de su poder con el fin de aprovecharse de ellos.

Violencia sexual

La Organización Mundial de la Salud define la violencia sexual como “todo acto sexual, la tentativa de consumar un acto sexual, los comentarios o insinuaciones sexuales no deseados o las acciones para comercializar o utilizar de cualquier otro modo la sexualidad de una persona mediante coacción, independientemente de la relación de ésta con la víctima y en cualquier ámbito, incluidos el hogar y el lugar de trabajo.”

Los individuos culpables de cometer actos de violencia sexual en contra de los niños, no lo hacen simplemente para satisfacer sus deseos de tener intimidad con sus víctimas, sino porque saben que los niños serán más fáciles de controlar.

Explotación sexual con fines comerciales

El comercio sexual es un problema en muchos países alrededor del mundo. Es ilegal, se manifiesta de distintas maneras y resulta difícil medirlo.

La expresión “explotación sexual con fines comerciales” puede designar, ya que atañe a los niños, relaciones sexuales en las cuales al niño le pagan por sus servicios. Sin embargo, a menudo no es así y más bien es el explotador quien se queda con el dinero.

En el caso del tráfico de niños, las víctimas son reclutadas, transportadas, alojadas y alimentadas por el explotador, quien las obliga a trabajar en prostíbulos u otros establecimientos, los cuales ofrecen tal actividad.

En cuanto a la pornografía infantil, ciertos explotadores no dudan en fotografiar, filmar o grabar escenas de sexo que involucran a menores de edad, las cuales se venden después para obtener ganancias comerciales. (¿Cómo se puede identificar un sitio de pedofilia?)

El comercio sexual está a menudo ligado con el turismo. Muchos extranjeros, hombres y mujeres, no dudan en visitar países tales como Tailandia para tener relaciones sexuales con niños.

La explotación sexual en el mundo

No pasa un segundo sin que un niño sea violado, torturado o abusado en alguna parte del mundo. Por ejemplo, se estima que:

  • En Asia, más de un millón de niños son explotados sexualmente.
  • India es el país asiático más afectado, con al menos 400.000 niños como blanco de tal explotación.
  • En Estados Unidos, más de 300.000 niños se ven afectados por algún trato sexual y abusivo.
  • En Sudáfrica, cerca de 30.000 niños se involucran en la prostitución.

Sin embargo, debemos apuntar que resulta difícil obtener cifras precisas sobre problemas como estos.

Factores que contribuyen a la explotación sexual infantil

Varios factores contribuyen a la explotación sexual de los menores. Entre estos se incluyen:

– Pobreza: los niños pobres son más vulnerables que otros, porque creen que lo ofrecido por los explotadores es una buena oportunidad de poder ganarse la vida.

Rápidamente pierden toda esperanza y descubren que son eternas víctimas de relaciones sexuales, basadas solamente en actos forzados y violentos.

– Redes de tráfico infantil: el desarrollo de las tecnologías de comunicación (teléfonos móviles, Internet, etc.) permite la rápida propagación de información alrededor del mundo. Como consecuencia, se han desarrollado redes internacionales y transnacionales de traficantes de niños, lo que facilita su explotación en todo el mundo.

– Crisis humanitarias: causadas por conflictos armados o catástrofes naturales, agravan la precaria situación en la cual se encuentran los niños.

Los niños desamparados, algunas veces huérfanos, quienes luchan día tras día para sobrevivir, son a veces presa fácil para individuos que desean explotarlos sexualmente.

Desarrollo mundial de la industria sexual: tal desarrollo lleva a un aumento en la cantidad, la modalidad y el alcance de la explotación sexual.

Los niños y las consecuencias de la explotación sexual

Los niños que son víctimas de explotación sexual sufren de traumas físicos y emocionales.

Son vulnerables a ser manipulados y terminan realizando actos que no desean hacer.

En consecuencia, pierden toda la confianza en los adultos y sus promesas. Creen que la sociedad los abandona y rechaza, y no conocen a nadie a quien acudir para recibir apoyo.

La explotación sexual tiene un impacto negativo sobre el estado físico de los niños. Al forzarlos a tener relaciones sexuales, están en riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual y el virus del SIDA. Además, las jóvenes pueden quedar embarazadas. Si ocurriese esto, generalmente no tienen a nadie a quien acudir para recibir ayuda. Más aún, el embarazo a una edad tan temprana constituye una auténtica amenaza a la salud de la madre y del bebé.

¿Cómo combatir la explotación sexual de los menores?

Las autoridades deben realizar un gran esfuerzo para acatar y hacer cumplir el Artículo 34 de la Convención Internacional de los Derechos del Niño el cual establece que “los estados deben proteger a los niños de todas las formas de explotación sexual y violencia sexual”.

Se debe proporcionar al público información exacta sobre la explotación sexual y sobre los medios para prevenirla. La explotación sexual es considerada un tema tabú y existe un mutismo generalizado en cuanto a estas prácticas que afecta el mundo entero.

Todos podemos contribuir a combatir la explotación sexual al mantener al mundo informado acerca de tales prácticas y denunciar a quienes explotan a los niños a las autoridades correspondientes.

Traducido por: Cristian Pérez Lecaros
Corregido por: Sofía Edwards