Niños de Zimbabue

Niños de Zimbabue

Descubriendo los Derechos del Niño en Zimbabue

Los servicios sociales de Zimbabue no logran garantizar de manera integral los derechos de los niños, como por ejemplo, el acceso a la salud, a la educación, a la alimentación o incluso al agua, derechos vulnerados a diario.

 Carte_zimbabwe

Índice de Cumplimiento de los Derechos del Niño:
5,92 / 10

Nivel negro: Situación muy grave.

Población : 13,2 millones
Pob. de 0 a 14 años : 40,6%

Esperanza de vida: 59,9 años
Mortalidad en menores de 5 años: 47 ‰

Principales problemas que afectan a los niños en Zimbabue:

Pobreza
En Zimbabue casi uno de cada dos habitantes vive por debajo del umbral de pobreza. Es así uno de los países más pobres del mundo. La economía nacional experimenta de forma regular nuevos avances, pero desafortunadamente su magnitud no es suficiente para reducir de manera significativa la pobreza.

Los niños son las primeras víctimas de esta situación. Sus derechos a la salud, a la alimentación y a la educación ya no pueden protegerse. Por lo tanto, a menudo se ven obligados a trabajar para ayudar económicamente a su familia.

Derecho a la salud
La esperanza de vida al nacer es la segunda más baja del mundo. La tasa de mortalidad infantil es también muy elevada.

Las epidemias son extremamente virulentas y mortales para los niños zimbabuenses. Por ejemplo, la rubeola mata a centenas de niños cada año. La falta de higiene y la falta de atención sanitaria son muy propicios para la difusión de estas epidemias. Además, algunas familias no vacunan a sus hijos debido a creencias religiosas.

La prevalencia del VIH es otro problema bastante preocupante en este país. Esta plaga afecta a muchos niños, ya sea porque ellos mismos la padecen o porque el sida los ha convertido en huérfanos. Hacerse cargo de personas infectadas, incluyendo niños, es tan somero en este país que muchas familias migran a los países vecinos para beneficiarse de una mejor atención para su enfermedad.

Derecho al agua
Los recursos de agua potable en Zimbabue son insuficientes para abastecer a toda la población.

Muchas familias, particularmente en las regiones rurales, se ven obligadas a utilizar agua inadecuada. En ciertas zonas remotas del país, deben recorrer kilómetros para conseguir una fuente de agua potable. Por lo tanto, la salud de los niños se ve afectada con diarreas crónicas, deshidratación, enfermedades infecciosas, etc.

Mantener una higiene básica también es difícil para los zimbabuenses porque se ven obligados a limitar fuertemente el consumo de agua.

Derecho a la alimentación
La malnutrición crónica afecta a más de un tercio de niños zimbabuenses de menos de cinco años. Esto ocasiona graves consecuencias en su salud, como retraso en el crecimiento, enfermedades, anemia, entre otras.

Resolver este problema de malnutrición no es algo simple. Los recursos alimentarios del país no son suficientes para alimentar a toda la población de Zimbabue.

La situación económica y las sequías que azotan dura y regularmente al país empobrecen aún más los recursos alimentarios. Los niños sufren a diario de hambre y de las consecuencias que esta ocasiona. Su supervivencia está amenazada y deben soportar constantemente un rudo combate para no sucumbir al hambre.

Derecho a la educación
Cerca del 15 % de los niños no asiste a la escuela. Los gastos que implica la escolarización son demasiado elevados para la mayoría de las familias zimbabuenses. De manera que si consiguen matricularse, algunos niños se ven obligados a abandonar la escuela rápidamente.

Los establecimientos escolares están por lo general en un estado deplorable. La mayoría de los profesores no tienen la suficiente preparación y el material educativo es muy escaso.

De esta forma, la situación del sistema educativo está lejos de poder garantizar el derecho de los niños a la educación, como lo prevé la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño. Además, las crisis económicas y políticas a menudo ponen trabas para mejorar este servicio público.

Trabajo infantil
En Zimbabue más del 13 % de los niños desafortunadamente son obligados a trabajar. Muchos de ellos son explotados en el sector agrícola en condiciones de vida extremadamente duras. Trabajan especialmente en las minas, para la comercialización de diamantes de oro.

Actualmente, la Comunidad Internacional critica fuertemente esta práctica, la cual denomina a estos diamantes como los “diamantes de sangre” y, por su parte, el país intenta verdaderamente ponerle fin a este trabajo.

Debido a su pobreza extrema, algunos niños hacen parte de redes de trata de personas. Los traficantes los reclutan con fines de explotación sexual, agrícola o doméstica. De hecho, Zimbabue es reconocido como uno de los países de origen y destino de tráfico de niños y mujeres.

Esfuerzos recientes para erradicar esta práctica empiezan a dar sus frutos; no obstante, este triste problema aún existe hoy.

Detención de menores
La situación de los menores encarcelados es muy deplorable en Zimbabue, puesto que viola sin duda numerosos derechos garantizados por la CIDN.

De hecho, muchos menores son detenidos en las mismas celdas de los adultos. Además de experimentar el acoso y el maltrato de sus compañeros de prisión, estos jóvenes no escapan de la violencia de los guardias.

En prisión todos los medios son buenos para obtener confesiones o denuncias. Los guardias utilizan la tortura, tratos crueles e inhumanos, amenazas y atrocidades. Las condiciones de vida allí son muy duras y con frecuencia estos jóvenes no tienen derecho a ninguna visita.

Por otra parte, a veces se detiene a los menores por razones absurdas: sucede que la denuncia de sus padres o incluso una simple sospecha sin ninguna prueba tangible sean la causa de su encarcelamiento.

Lo más grave es que a veces, zimbabuenses de muy corta edad son encarcelados con su madre. Por lo tanto, puede encontrarse niños de tan solo uno o dos años en las prisiones más seguras del país.

Su condición de vida es inhumana: insalubridad, malnutrición, ausencia de higiene, entre otras. Algunas veces incluso, estos niños inocentes reciben torturas para obtener la confesión de la madre.

Matrimonio de niños
En Zimbabue más de un cuarto de mujeres jóvenes se ven obligadas a casarse antes de sus 18 años.

Las preparan desde muy temprana edad para su futuro papel de esposa. Pero estos matrimonios muchas veces tienen consecuencias graves para la salud de las jóvenes que no comprenden aún lo que implica el matrimonio.

Derecho a la identidad
En Zimbabue más de un cuarto de los nacimientos no se declaran oficialmente. De manera que hay niños que no tienen ni identidad oficial, ni nacionalidad.

Esto ocasiona grandes dificultades para aquellas personas que, consideradas como invisibles ante los ojos de la sociedad, no podrán por lo tanto disfrutar de sus derechos.