Niños de Granada

Niños de Granada

Descubriendo los Derechos del Niño en Granada

Granada, estado insular del Caribe, cuenta con un PBI per cápita de 14.000 dólares. Una significativa parte de su población son niños; de hecho, el 25% de los habitantes se encuentra en la franja de 0 a 14 años. De media, cada mujer tiene entre dos y tres hijos. El país firmó la Convención sobre los Derechos del Niño en 1990.

Carte-droits-de-l'enfant-dans-le-monde-2014-MINI (2) Carte_GRENADE

Índice de Cumplimiento de los Derechos del Niño : 7,61 / 10
Nivel naranja: Problemas sensibles

Población : 109 590
Pob. de 0-14 años : 24,7 %

Esperanza de vida: 72,8 años
Mortalidad – de 5 años: 11 ‰

Principales problemas que afectan a los niños en Granada:

Pobreza

El Banco Mundial clasifica a Granada como un país de ingresos medios-altos. La pobreza no es un tema tan problemático como lo es en otros países en desarrollo, sin embargo, afecta principalmente a los niños y jóvenes, ya que el 56% de los menores de 25 años vive en la pobreza.

El problema se vio agravado por el daño que ocasionó el huracán Iván en 2004 que destruyó muchos hogares y puso en peligro a innumerables familias que antes de la catástrofe se encontraban en el umbral de la pobreza.

Salud

Las estadísticas de salud de Granada son buenas:
– La esperanza de vida es de 73 años.
– La mortalidad infantil es muy baja, pero la mortalidad maternal es un poco más alta.
– El 93% de la población tiene acceso a agua potable.
– La mayor parte de los niños recibe vacunas y los casos de malnutrición son escasos, gracias a una dieta rica en nutrientes.

Todavía prevalecen dos grandes problemas de salud:

En primer lugar, la higiene es un tema preocupante porque hay pocos sanitarios instalados dentro de los hogares. En segundo lugar, la anemia drepanocítica se ha convertido en un problema de salud pública.

Los adolescentes también generan una gran preocupación por temas de salud. Granada carece de programas de educación y concienciación sobre VIH/SIDA y enfermedades de transmisión sexual.

El uso de preservativos o los anticonceptivos hormonales no tienen una amplia aceptación y tampoco se emplean regularmente. En consecuencia, hay un gran número de embarazos adolescentes entre las jóvenes, quienes sufren discriminación. A pesar de que lentamente la responsabilidad médica va en aumento, la falta de implantación de programas es evidente, sobre todo los relacionados con el aborto, la salud mental y la violencia hacia los niños.

Educación

En Granada, la escuela es obligatoria para los niños de 5 a 16 años y la población alfabetizada llega al 96%. La escuela primaria es gratuita y a la escuela secundaria se puede acceder fácilmente. Los programas escolares de almuerzo están difundidos y se cuenta, además, con otro programa de asistencia para que niños de barrios con carencias reciban libros escolares.

A pesar de todo ello, el 21% de los niños inscritos en la escuela la abandonan antes de terminar la primaria y uno de cada seis no se inscribe en la secundaria. El nivel de ausentismo y de abandono de estudios es alto, sobre todo el de los niños varones. Además, los niveles preescolares no cuentan con el personal y los recursos suficientes y los programas académicos se consideran anticuados.

Trabajo infantil

La ley granadina prohíbe y pena la trata de niños esclavos. Además, el país ha firmado la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional.

Está prohibido por ley que los niños menores de 14 años trabajen, pero para los jóvenes de 14 a 18 años la legislación no es la misma. A partir de los 15 se puede obtener un permiso de trabajo de los ministerios correspondientes. Además, la supervisión es poco usual, por lo que se hace difícil determinar si existen niños que trabajan al margen de estas restricciones.

Violencia infantil

La violencia física (castigo corporal) y sexual son las dos causas principales de preocupación en Granada.

El castigo físico no está prohibido en ningún ámbito, ya sea familiar, académico o judicial. Lamentablemente, la violencia hacia la mujer es algo bastante generalizado y rara vez se denuncia, lo cual tiene un impacto negativo sobre los niños. El abuso y el maltrato no suelen recibir castigo y tampoco se los considera como tales.

La violencia sexual es un problema recurrente en Granada. Las niñas cuentan con protección legal contra el abuso y la trata con fines de explotación económica, pero los niños varones no están incluidos en esta legislación y, además, la edad mínima legal de consentimiento sexual tampoco les afecta.

Más de un tercio de los niños de Granada han sido víctimas de violencia sexual. A ello se suma que el incesto es un problema muy común y estigmatizado que suele no denunciarse.

UNICEF ha expresado su preocupación acerca de las relaciones sexuales con menores por un precio fijo y el fenómeno conocido en inglés como “sugar daddies”: hombres adultos que se consideran los “protectores” de un menor.

Niños soldados

Granada carece de ejército y no existen conflictos armados ni guerrillas donde alistar a niños soldados. La edad legal para unirse a la policía es de 19 años.

Huérfanos

Granada cuenta con un sistema para ubicar con otras familias a niños huérfanos y con problemas familiares. No obstante, la falta de fondos hace que no tenga mucha efectividad.

Niños discapacitados

A pesar de los esfuerzos del gobierno, el acceso a la educación todavía resulta difícil para los niños discapacitados, ya que las escuelas no tienen las infraestructuras adecuadas y los maestros no cuentan con la capacitación necesaria.

Derecho a la identidad

No siempre se registra a los niños cuando nacen, y es posible que no reciban un nombre hasta su bautismo, a veces después de 3 o 4 meses. Por sistema, los certificados de nacimiento no llevan el apellido del padre.

Menores en el sistema judicial

Se ha trabajado en muchos proyectos de ley para proteger los derechos de los niños, pero sólo unos pocos han sido aprobados oficialmente. Por ejemplo, no existe ninguna ley que trate la adopción o la violencia doméstica. Además, los recursos destinados a la protección de los menores son muy escasos y la mayor parte del trabajo de identificar y denunciar las violaciones de los derechos de los niños recae en las ONG.

No siempre se respeta el derecho de los niños de presentarse ante un tribunal, sobre todo en el caso de los niños menores de 14. Se adquiere responsabilidad legal a muy temprana edad: ya a los siete años pueden ser juzgados y condenados.

En general, los menores de 16 no van a prisión, pero los de 16 a 18 años sí son enviados a prisión indiscriminadamente junto con los adultos, donde quedan expuestos a la violencia física y sexual.

Los efectos del cambio climático

Granada es muy vulnerable a catástrofes naturales, especialmente tormentas y huracanes.