Niños de Argentina

Los niños de Argentina

Descubriendo los derechos infantiles en Argentina

En el pasado, Argentina fue considerada como una de las grandes potencias mundiales. Sin embargo, con la globalización económica, las desigualdades entre ricos y pobres se han incrementado, por lo que hoy en día no es más que un país en vías de desarrollo. Esta situación ha provocado que los niños que carecen de recursos sufran discriminaciones y la violación de sus derechos.

Carte-droits-de-l'enfant-dans-le-monde-2014-MINI (2) carte_argentine

Índice de Cumplimiento de los Derechos del Niño : 8,5 / 10
Nivel amarillo: Situación satisfactoria

Población : 42.6 millones
Pob. de 0-14 años: 25,1%

Esperanza de vida: 76,3 años
Mortalidad – de 5 años: 11 ‰

Principales problemas que afectan a los niños en Argentina:

Pobreza

En Argentina, cerca del 37 % de la población vive por debajo del umbral de la pobreza. Las familias con bajos ingresos tienen dificultades para criar a sus hijos, que a menudo son víctimas de abuso, en especial de abuso sexual.

La pobreza afecta sobre todo a 8 millones de niños. En 2017, 24.7 % de los niños en Argentina no tienen acceso al agua o a un retrete.

La educación de los niños

La educación en la escuela primaria y secundaria ha mejorado considerablemente. No obstante, hay indicios de una alta tasa de niños a los que se les impide asistir a la escuela o la abandonan.

Luego del colapso de la economía argentina, se redujo la financiación para la educación. Los niños de las familias pobres fueron los primeros afectados. Por motivos económicos, muchos niños tuvieron que dejar la escuela. De hecho, el 19 % de los niños no asisten a ella.

La violación del derecho fundamental del acceso a la educación es contraria a la convención relacionada a los derechos de los niños, que requiere una educación pública y gratuita.

Salud

Una ley del 2006 aprobada por el gobierno ordenaba la creación de servicios de salud, como también campañas de asistencia e información a la familia sobre los derechos de los niños.

Este progreso legislativo es necesario para que se les permita a todos los niños el acceso al cuidado y a la medicina.

Respecto al derecho a la estimulación en los primeros años de vida, en 2017, alrededor de 17 % de los niños se encontraba en una situación de vulnerabilidad emocional e intelectual.

Niños indígenas

Los derechos de algunas comunidades indígenas de Argentina no se reconocen, y suelen ser violadas. De hecho, estos grupos no se benefician de medidas de protección eficaces ni de mecanismos que les permitan reivindicar sus derechos con toda tranquilidad.

Por ejemplo, en la provincia de Tucumán, las familias viven en condiciones deplorables y expuestas a la miseria. Constantemente sufren el acoso y hostigamiento de las autoridades que tratan de desalojarlas. En consecuencia, los niños viven en situación de pobreza crítica y con poco alimento a su disposición.

Con frecuencia los niños y sus familias son asesinados defendiendo su territorio.

Estas personas y sus hijos no tienen acceso a los derechos fundamentales: el derecho a la seguridad, la salud , la alimentación, la educación y la protección.

Violencia en la educación

El 99 % de los niños argentinos tienen acceso a la educación, lo que es muy positivo. Sin embargo, ha aparecido una nueva forma de violencia en las escuelas: la violencia en la educación. Los niños que no obedecen pueden ser azotados por sus profesores, especialmente en el jardín de infantes, donde algunos de ellos solo son bebés.

A pesar de que no es algo nuevo, este castigo corporal puede perturbar al niño. El niño puede desarrollar con el tiempo problemas de conducta y creer que la violencia es una norma.

Otro problema en las escuelas argentinas es el matoneo, y un gran número de casos de abuso sexual por parte de los profesores o autoridades en general. En la mayoría de los casos, el agresor es un hombre, y las niñas de más de 5 años son las principales víctimas de abuso sexual. El gobierno argentino declaró que, en 3 de cada 4 casos, el agresor es un pariente directo o una persona de confianza.

Las estadísticas muestran que el 53 % de los casos suceden en la casa de la víctima, el 18 % en la casa del agresor y el 10 % en la casa de un familiar. De hecho, el 40 % de los agresores son el padre biológico de la víctima.

Trabajo infantil

La crisis económica ha agravado este problema sobre todo en las zonas rurales.

Los niños cuyas familias tienen menos recursos se ven obligados a abandonar la escuela para comenzar a trabajar . Aproximadamente el 7% de los niños con edades comprendidas entre los 5 y los 14 años trabaja para que sus familias satisfagan sus necesidades alimentarias y de salud.

Estos niños se enfrentan a diversos tipos de trabajo como, por ejemplo, las tareas domésticas en las casas de familias pudientes. Esta explotación económica se traduce en una explotación sexual; muchos de ellos serán obligados a prostituirse para ganarse la vida.

Con la aprobación de varias leyes y planes nacionales, Argentina desea ponerle fin a esta dramática situación.

Trata de personas

Los niños que son víctimas de la trata de persona vienen de las provincias del norte o de países limítrofes, como Bolivia, Paraguay y Brasil. En el borde triple, hay una gran concentración de trata de niños y trabajo infantil. Estos niños terminan en centros urbanos en el centro o en el sur del país, donde se promueve el turismo sexual. Otros son víctimas de trabajos forzados en talleres textiles clandestinos, labores agrícolas y venta de órganos.

La pobreza, el alcoholismo, la disfunción familiar y la violencia, el abuso de estupefacientes, el abuso sexual, aquellos que están fuera de la escuela, en las calles o en instituciones están en gran riesgo; todos estos niños son más vulnerables a ser víctimas de este crimen.

De acuerdo con las nuevas leyes, la trata de menores es un crimen castigado con la pena máxima y puede ser más severa en caso de haber circunstancias agravantes.