Niños de San Cristóbal y Nieves

Los niños de San Cristóbal y Nieves

Descubriendo los Derechos
del Niño en San Cristóbal y Nieves

 

La Federación de San Cristóbal y Nieves, situada en las Pequeñas Antillas, ha realizado grandes avances durante la última década para fomentar y garantizar los derechos de los niños; especialmente en temas de educación, salud, nutrición, acceso al agua potable y su purificación, así como en la lucha por el respeto de la igualdad entre los seres humanos. El progreso es evidente pero el reto continúa a la hora de garantizar la seguridad y la salud de los niños. Por lo tanto, la cuestión es proteger a los niños de la violencia con un sistema legal eficiente, promocionando la responsabilidad de los padres y facilitando el acceso de los adolescentes a la educación sexual.

Carte-droits-de-l'enfant-dans-le-monde-2014-MINI (2)


Índice de Cumplimiento de los Derechos del Niño: 7,86 / 10
Nivel naranja: Problemas sensibles

Población : 51.134
Pob. De 0-14 años : 21,9 %

Esperanza de vida : 73,6 años.
Mortalidad – de 5 años : 8 ‰

Principales problemas que afectan a los niños en San Cristóbal y Nieves :

Sistema de justicia para los niños    

Edad mínima de responsabilidad penal

En el sistema judicial, los niños de San Cristóbal y Nieves son responsables penalmente desde los ocho años. Estos jóvenes menores en conflicto con la ley se enfrentan a largos procesos judiciales durante los cuales se viola, en ocasiones, su derecho a la confidencialidad.

Niños encarcelados en prisiones para adultos

San Cristóbal y Nieves carecen de prisiones adecuadas para los niños condenados por la ley. Además, el sistema penal tiene un número limitado de personal cualificado para trabajar con ellos.

Como consecuencia, se ubica a los menores en centros de detención para adultos que, por lo general, están superpoblados. Debido a esto se ven obligados a mezclarse con criminales peligrosos, se ven expuestos a abusos potenciales en el ambiente penal y se convierten en víctimas de la soledad y el aislamiento.

 Castigos corporales

El código de justicia de San Cristóbal y Nieves autoriza el castigo corporal. La ley permite a los jueces condenar a los menores a ser azotados.

Antes de cumplir esta sentencia se somete a los niños a un examen médico previo. Los azotes los da un policía en presencia de funcionarios o de los padres o tutores del niño.

El castigo corporal también se utiliza como medida disciplinaria en las prisiones.

Falta de ayuda para la rehabilitación

Los niños encarcelados no tienen acceso, por lo general, a servicios de reinserción social o programas de educación.

Violencia

Una media de 200 casos de abuso se denuncia cada año a los servicios de protección de la infancia (según la información publicada por UNICEF en 2009).

La violencia física y sexual representa, respectivamente, un 20% y un 8% de estos casos. Cada vez más niños entran en instituciones debido a esta violencia.

Aunque el gobierno ha puesto en marcha organizaciones, como un departamento para la libertad vigilada y servicios para la protección del niño, hay falta de normalización en la gestión de las denuncias en casos de niños víctimas de abuso, negligencia o abandono.

También hay falta de uniformidad y claridad en el papel de la policía, el departamento de asuntos comunitarios, los servicios sanitarios y el cuerpo de profesores.

Violencia sexual

UNICEF califica el número de menores víctimas de abuso sexual como alarmante, en especial el gran número de niñas objeto de violencia sexual a manos de hombres. En la mayoría de los casos el agresor es el padrastro o el compañero sentimental de la madre. Las mujeres y sus hijas no suelen informar de los abusos sexuales perpetrados por los hombres de su familia ya que dependen de ellos económicamente.

Esta violencia viene dada por el hecho de que los hombres y niños de San Cristóbal y Nieves tienen una actitud tradicionalmente negativa y discriminatoria hacia las mujeres y las niñas (a pesar de los loables esfuerzos por promover la igualdad de género).
Los niños víctimas de abuso sexual quedan estigmatizados y se les trata como a criminales. Su derecho a la confidencialidad no se respeta durante los procesos judiciales.

Ademàs se toman muy pocas medidas para ayudar a su recuperación física y psicológica y a su integración social. También hay falta de lugares de acogida y servicio telefónico de ayuda.

En San Cristóbal y Nieves no existen Cortes especializadas en materia de violaciones y agresiones sexuales y no se han tomado medidas para luchar contra la pornografía, la prostitución y el tráfico de niños.

Tampoco existen los programas de rehabilitación para delincuentes sexuales.

Violencia doméstica

Los niños y sus madres son reticentes a presentar una denuncia o ser testigos en casos de violencia doméstica

Esta reticencia viene dada por la convención social de lealtad a la familia (uno no debe denunciar a sus padres) y por las convenciones sociales en la esfera privada (los actos de violencia doméstica se consideran asuntos familiares).

Por fin, el castigo corporal no está prohibido por ley y es ampliamente utilizado como medida disciplinaria en el hogar, los hogares de acogida y otras instituciones.

Drogas y criminalidad

En San Cristóbal y Nieves mueren más adolescentes por homicidio que por accidentes de tráfico o suicidios (estas dos últimas son las causas más comunes de fallecimiento de adolescentes en general).
Según la OPS (Organización Panamericana de la Salud) y la OMS (Organización Mundial de la Salud), entre 2007 y 2010 las muertes por homicidio representaron el 46% de las muertes de niños con edades comprendidas entre los 15 y los 19 años.

En 1999, UNICEF denunció un alto nivel de abuso de drogas entre los menores de San Cristóbal y Nieves. La intensificación del tráfico de drogas en el país ha supuesto un aumento del número de adolescentes involucrados en bandas, en la producción y venta de drogas ilegales así como en la manipulación de armas ligeras.

Según UNICEF entre 1990 y 1998, los delitos cometidos por los menores pasaron de un 1,2% a un 17% de todos los crímenes denunciados en San Cristóbal y Nieves

Adolescentes y educación sobre salud sexual

San Cristóbal y Nieves tienen una tasa muy alta de embarazos entre adolescentes. UNICEF atribuye el 19% de los nacimientos registrados en 2005 a madres adolescentes.

De los 200 casos de abusos denunciados cada año en San Cristóbal y Nieves, el 62% son negligencias y el 1% abandonos.

Falta de servicios de salud

La conducta sexual responsable no se fomenta lo suficiente en las escuelas y la sociedad en general. Los adolescentes tienen un acceso muy limitado a los programas de educación sexual y los servicios de salud sexual.

Como consecuencia, hay muy poco conocimiento y recursos sobre el VIH-SIDA, ETS (enfermedades de transmisión sexual), aborto y violencia sexual.

La falta de información sobre el uso de anticonceptivos sigue un fuerte rechazo de los métodos anticonceptivos entre los jóvenes en general. Según UNICEF, en 2008 sólo el 21,1% de los adolescentes sexualmente activos usa un condón durante cada relación sexual.

Madres adolescentes

La tasa de embarazo entre las adolescentes de San Cristóbal y Nieves es elevada. Entre 2000 y 2010, UNICEF registró una media de 67 nacimientos por cada 1000 niñas de entre 15 y 19 años.

Las madres adolescentes no están bien atendidas en los servicios prenatales y tienen poca práctica en el cuidado de sus hijos. Las estadísticas muestran que, en los casos más comunes de mortalidad infantil, las madres son adolescentes; la tasa de mortalidad en los hogares de niños menores de cinco años fue del 16% en 200 y del 8% en 2010.

El gobierno ha puesto en marcha medidas para permitir la reinserción de las madres adolescentes en el sistema educativo; pero estas medidas no se aplican de un modo uniforme en las dos islas.

Los niños y las familias monoparentales

San Cristóbal y Nieves tiene un elevado número de familias monoparentales, UNICEF informa que en 2007 el 45% de los hogares estaban dirigidos por mujeres. Este modelo de estructura familiar puede tener impacto negativo en el bienestar psicológico, emocional y económico del niño.

La OPS (Organización Panamericana de la Salud) ha establecido que entre 2004 y 2005 la tasa de matrimonios fue de un 20% en San Cristóbal y de un 35% en Nieves. En las dos islas, el porcentaje de familias en las que el padre vive en el hogar aumentó de un 29% en 1990 a un 39% en 1999.

De los 200 casos de abusos denunciados cada año, el 5% está relacionado con problemas para visitar a los niños, y el 4% relacionado con problemas de manutención de los mismos.

Derecho a la protección

Existe un vacío legal en la protección de los derechos del niño en relación a la manutención y la herencia.

Tampoco hay muchas medidas que aseguren que los padres emigrantes continúen contribuyendo en la manutención del niño que se queda en San Cristóbal y Nieves.

El número de lugares que proporcionan ayuda y consejo a los padres es insuficiente, especialmente en relación a temas de responsabilidad parental.

Debido a la falta de acceso a la ayuda legal y a la lentitud de los procesos judiciales, es muy complicado para las mujeres demandar a los hombres y obtener una pensión alimenticia. Esto tiene un impacto negativo en el bienestar del niño de una familia monoparental o de una pareja.

Aunque las mujeres están al frente de los hogares en un 45% de los casos, con frecuencia realizan los trabajos peor pagados.

El nivel de educación de las mujeres es superior al de los hombres pero pocas veces ven reflejados sus avances académicos en sus profesiones y salarios.

Por lo tanto, es esencial para sus hijos que el sistema judicial les facilite el acceso a la pensión alimenticia.

Los niños y la educación

En San Cristóbal y Nieves, la educación es obligatoria desde 1967 para los niños de entre 5 y 16 años. El Estado asegura la educación universal desde el jardín de infancia hasta la educación secundaria.

Según UNICEF entre 2007 y 2010, la tasa neta de escolarización en la educación primaria era de un 92% para los niños y 95% para las niñas. Durante este mismo período, el porcentaje de escolarización en la educación secundaria alcanzó el 85% para los niños y el 92% para las niñas.

Sin embargo, los alumnos de la enseñanza primaria de San Cristóbal y Nieves están expuestos a la falta de profesores y de material adecuado así como a la falta de métodos educativos, basados casi exclusivamente en exámenes.

Los niños y la disparidad en la escolarización

San Cristóbal y Nieves tienen una tasa alta de abandono escolar para los niños matriculados en clases por encima de la educación primaria. En relación con los niños escolarizados en la educación primaria hay una tasa débil de alfabetización y unos niveles muy altos de absentismo escolar.

Castigos corporales

El uso de la violencia física por parte de los profesores es común y legal según el código legal de San Cristóbal y Nieves.

Niños discapacitados

No existen suficientes estructuras adecuadas para recibir a niños discapacitados en el sistema educativo. Los esfuerzos para poder asegurar su inclusión siguen siendo insuficientes.