Niños de San Vincente y las Granadinas

Los niños de San Vicente y las Granadinas

Descubriendo los Derechos del Niño en las San Vicente y las Granadinas

San Vicente y las Granadinas es un país caribeño compuesto por una docena de islas. Su frágil situación económica dificulta el bienestar de los niños, y los principales problemas que los afectan deben ser solucionados.

Índice de Cumplimiento de los Derechos del Niño :
7,51 / 10
Nivel naranja: Problemas sensibles

Población : 100.000
Pob. de 0 à 14 años : 25,9 %

Esperanza de vida: 72.5 años
Mortalidad en menores de 5 años: 17‰

Principales problemas que afectan a los niños en lasSan Vicente y las Granadinas:

La pobreza

Los niños constituyen más de un tercio de la población de este país. De todos ellos, el 50% vive en la pobreza.

Los 12 desastres naturales registrados desde 1970 han contribuido al debilitamiento de todos los sectores de la economía del país. La situación económica tiene un impacto negativo en el bienestar y la seguridad de los niños.

El derecho a la atención médica

En San Vicente y las Granadinas, la atención médica es gratuita para los niños menores de 17 años, pero los cuidados especiales y las cirugías tienen un costo demasiado alto, que las familias más pobres no pueden solventar.

El derecho a la educación

La educación primaria es gratuita pero no obligatoria. Solo los niños mayores de 5 años pueden acceder a ella. Por debajo de esta edad, solo el 5% de los niños está inscripto en un jardín de infantes o preescolar. A las familias más desfavorecidas no les resulta fácil acceder a estos servicios de guardería, ya que son pagos.

El 94% de los niños asisten a la escuela. De todos ellos, el 25% no la finaliza porque tiene que trabajar para ayudar a su familia.

Tal como lo evidencia una tasa de escolaridad del 62%, son aún menos los niños que asisten a la escuela secundaria.

Aunque la educación es gratuita, los padres tienen que pagar por los libros, el almuerzo de sus hijos, el transporte, etc. En conjunto, todos los gastos implican un esfuerzo importante para las familias más pobres, a fin de poder enviar a sus hijos a la escuela.

El abuso infantil

El abuso, el incesto y la violencia son problemas comunes en San Vicente y las Granadinas.

A menudo, las familias permiten que los hombres mayores se aprovechen de las niñas a cambio de dinero.

Asimismo, el castigo físico a los niños está permitido en el país. De hecho, existe la creencia generalizada de que las «palizas» son esenciales para disciplinar a los niños.

Las leyes que protegen a los menores no están bien adaptadas. En 2012, el país aprobó una ley que exigía la denuncia de los casos de abuso infantil. No obstante, esta ley no ha sido efectiva, ya que todavía se está desarrollando la modalidad de su ejecución.

El desplazamiento de niños

Muchas familias en este país son monoparentales, con una mujer como cabeza de familia.

Entre el 18% y el 28% de los niños que provienen de familias con bajos ingresos, así como aquellos en cuyas familias uno o ambos padres han emigrado en busca de trabajo, son trasladados para vivir con amigos o con otros miembros de la familia durante un largo período de tiempo. Este fenómeno de desplazamiento a menudo hace que el niño sea víctima de abandono o violencia.

El trabajo infantil

La legislación laboral ofrece muy poca protección a los niños. Estos niños trabajan principalmente en las áreas rurales.

La edad legal para trabajar es de 16 años, mientras que ninguna persona menor de 18 años puede obtener una tarjeta de seguridad social. Por lo tanto, los menores que tienen 16 y 17 años y trabajan, lo hacen sin previsión social.

En primer lugar, hay que evaluar el alcance de este fenómeno (por el momento no se cuenta con datos suficientes) para resolver este problema relacionado con el trabajo infantil.

La detención de menores

Los niños detenidos suelen ser víctimas de abuso por parte de los policías.

Los niños permanecen detenidos junto a adultos acusados de delitos ya que no hay instalaciones exclusivas para la detención de menores.

El estado no ofrece asistencia jurídica para los niños de las familias menos favorecidas. No existen tribunales de menores y, por consiguiente, los niños son juzgados como adultos.