Niños de Antigua y Barbuda

Los niños de Antigua y Barbuda

Descubriendo los derechos infantiles de Antigua y Barbuda

 

Antigua y Barbuda, un pequeño país formado por dos islas, ha realizado múltiples esfuerzos en materia de protección de los derechos infantiles. Sin embargo, su situación sigue siendo difícil en muchas áreas, como la educación y la justicia.

Carte-droits-de-l'enfant-dans-le-monde-2014-MINI (2) Carte ANTIGUA-ET-BARBUDA

Índice de Cumplimiento de los Derechos del Niño : 7,64 / 10
Nivel naranja: Problemas sensibles

Población : 90.156
Pob. de 0-14 años: 24,7%

Esperanza de vida : 75,9 años
Mortalidad – de 5 años: 9,9‰

Principales problemas que afectan a los niños en Antigua y Barbuda:

La educación

A pesar de que se han hecho muchos esfuerzos, como la donación de libros de texto y uniformes, el acceso a la educación sigue siendo muy desigual en Antigua y Barbuda. El país no cuenta con suficientes escuelas y las que existen están académicamente saturadas, pudiéndose constatar que muchos niños abandonan la escuela.

El otro problema en materia de educación concierne a la educación superior: la mayoría de las escuelas son privadas y pocos jóvenes pueden costearse esos estudios. Por otra parte, los exámenes condicionan el ingreso en las escuelas gratuitas, lo que dificulta también el acceso.

Por tanto, en la actualidad es necesario que Antigua y Barbuda continúe sus esfuerzos para que la educación sea asequible a todos, con la promoción de la educación gratuita.

Los castigos corporales

Todavía existe en estas islas una legislación que respalda los castigos corporales y permite el castigo físico de los niños en la familia, así como en lugares más formales, como las escuelas. La Ley de Educación de 1973, aún vigente, establece claramente el uso de este tipo de violencia dentro de la escuela.

Estos actos de violencia se contraponen a la Convención sobre los Derechos del Niño. Desde el 2004 las Naciones Unidas le ha recomendado que ponga fin a toda ley que autorice cualquier forma de violencia contra los niños.

Justicia para menores

El actual sistema de justicia de menores en Antigua y Barbuda es explícitamente contrario a las normas internacionales.

Cualquier niño de 8 años de edad puede ser llamado ante un tribunal y exponerse a las mismas penas que los adultos. Por lo tanto, un menor (una persona menor de 16 años de edad) puede recibir las mismas sanciones que un adulto si es juzgado por un delito. De esa manera, es posible que una persona menor de 18 años quede encarcelado de por vida por asesinato.

Una vez enjuiciados, aquellos menores de edad, que no disponen de condiciones de retención particulares: son encerrados en las mismas cárceles y departamentos que los adultos y los departamentos, situación que es a su vez contraria a la Convención.

Discriminación

Los niños de Antigua y Barbuda también se enfrentan a cierta discriminación. Aunque la discriminación está expresamente prohibida por ley, aún hay diferencias en el trato y algunos niños continúan sufriendo discriminación. Así, las niñas, los niños nacidos fuera del matrimonio o los que viven en la pobreza son diferenciados en el acceso a los servicios básicos

Otro tipo de discriminación es causado por la falta de mobiliario adecuado para la acogida de niños discapacitados, por lo que estos niños no pueden acceder tan fácilmente como otros a la escuela u otros servicios administrativos.