Matrimonio infantil

Matrimonio infantil

La práctica de los matrimonios concertados y/o forzados que involucran a niños

Incluso hoy en día, muchos niños en todo el mundo son víctimas de matrimonios forzados y concertados. Sin embargo, este tipo de matrimonio es dañino para la salud del menor involucrado.

Definición

En algunos países es costumbre que las familias elijan al marido o la mujer de sus hijos. Por lo tanto, a menudo ocurre que un hombre joven o una mujer joven es casado(a) sin su consentimiento. Esto es lo que se conoce como matrimonio forzado.

Los matrimonios forzados constituyen una violación de los Derechos Humanos, pues esta práctica no respeta el principio básico de lo que constituye el matrimonio (una unión marital de libre consentimiento entre dos individuos) e impide la libertad física de la persona, así como su capacidad de decidir su futuro por sí misma.

Los matrimonios que involucran a un individuo menor de 18 años son comúnmente llamados matrimonios infantiles, matrimonios de niños o matrimonios precoces.

Las niñas y adolescentes mujeres son a menudo las más afectadas por esta práctica. Cuando son aún muy jóvenes, a veces incluso al nacer, su familia elige al marido con quien se casarán tan pronto como lleguen a la pubertad y puedan tener niños.

Causas

En regiones económicamente desfavorecidas, las familias pobres ven el matrimonio infantil como una forma de mejorar su vida. Una dote, por ejemplo, ayuda a mantener a la familia y protege a sus hijos de problemas económicos. En países en desarrollo, estos matrimonios desempeñan un papel en la preservación de la cultura y afianzan lazos entre familias importantes.

Consecuencias

Los matrimonios infantiles constituyen una violación de los Derechos del Niño y, en particular, de los de las niñas. Despojadas de su infancia, se transforman en esposas y madres sin contar aún ni con la madurez ni el discernimiento necesarios para aceptar y entender lo que el matrimonio significa e implica.

Estos matrimonios tienen un efecto perjudicial en la salud de estas jóvenes, tanto física como psicológicamente. A menudo son violadas en su noche de bodas y se convierten en víctimas de violencia sexual a manos de su marido.

Además, no están preparadas, ni física ni mentalmente, para someterse a un embarazo ni a un parto. Muchas de ellas dan a luz prematuramente a niños cuyas posibilidades de supervivencia son menores de lo normal. Más aún, la experiencia de dar a luz puede resultar fatal no sólo para el bebé, sino también para la madre.

Situación actual

Cada año, millones de niños y niñas son casados contra su voluntad o sin entender realmente las consecuencias de lo que están consintiendo. La ambigüedad que existe entre el matrimonio forzado y el matrimonio concertado impide una determinación precisa del número actual de niños -y sobretodo niñas- que son casados y casadas a la fuerza. No obstante, ya sea concertado o forzado, el matrimonio infantil constituye una violación de los derechos fundamentales de niños y niñas.

En 2005, en los países en desarrollo más de 65 millones de mujeres de edades entre 20 y 24 años, fueron registradas como casadas antes de cumplir los 18. Más de 30 millones de estas mujeres vivían en el sudeste asiático. En Nepal, el 7 % de las niñas fueron casadas antes de cumplir 10 años de edad.

Por otro lado, cada año 14 millones de chicas de entre 14 y 19 años se casan y son madres como resultado de la presión de sus familias, pese a los riesgos para su salud. Las niñas de 15 años tienen 5 veces mayor riesgo de morir en el parto que las mujeres de 25, e incluso si no mueren, pueden sufrir graves complicaciones de salud.

El matrimonio infantil como costumbre

Las costumbres son prácticas heredadas del pasado que son aceptadas y respetadas por los miembros de una comunidad.

El matrimonio infantil, el matrimonio forzado o el matrimonio concertado son considerados como una costumbre con efectos perjudiciales en la salud de niños y niñas. En efecto, los menores que son forzados a casarse en contra de su voluntad son sujeto de traumas que ponen en peligro su desarrollo físico y mental.

El matrimonio infantil es contrario a la definición de los Derechos del Niño establecida en la CDN (Convención de los Derechos del Niño) y debería ser considerado una violación a los Derechos Humanos en general.

Traducido por: Juan José Ayarza
Corregido por: Cielo Paola Borja
Voir Aussi

 

PlusLoin

 

Sources

 

Top