Niños de Mali

Niños de Mali

Descubriendo los Derechos del Niño en Mali

En Malí, donde la mitad de la población tiene menos de 15 años, los derechos del niño son claramente una prioridad política. Sin embargo, se requiere mucho trabajo para la completa realización de estos derechos. Este trabajo incluye mejorar el acceso a la sanidad y a la educación, así como reducir la pobreza y el trabajo infantil, etc.

 Carte_mali

Índice de Cumplimiento de los Derechos del Niño:
5,01 /10

Nivel negro: Situación muy grave.

Población : 15,97 millones
Pob. de 0 à 14 años : 47,7 %

Esperanza de vida: 55 años
Mortalidad en menores de 5 años: 75 ‰

Principales problemas que afectan a los niños en Mali:

Pobreza
El 36% de la población de Malí vive por debajo del umbral de la pobreza. Estudios muestran que uno de cada dos niños malíes vive en la pobreza, lo que convierte Malí en uno de los países más pobres del mundo. El 65% del país está cubierto por tierras desérticas mientras el 80% de la población trabaja en pesca o agricultura.

El derecho a la salud
El índice de mortalidad infantil es particularmente alto en Malí, con 191 muertes por cada mil nacimientos. La esperanza de vida al nacer también es una de las más bajas del mundo. A pesar del progreso en vacunación logrado en los últimos años (especialmente para la difteria, tétanos, tos ferina y la poliomelitis), muchos niños todavía no tienen acceso a la asistencia sanitaria básica.

La malnutrición es la causa número uno de mortalidad infantil. La malnutrición aguda es responsable del 15% de los casos en Malí, y el 20% de los niños nacen por debajo del peso normal. Además, aproximadamente un 30% de la población no tiene acceso a agua potable, lo que da lugar a muchas enfermedades.

Mutilación genital femenina
En Malí, la mutilación genital femenina está muy extendida. Todavía hoy el 69% de las niñas son circuncidadas. La mayoría de ellas son sometidas a esta práctica extremadamente dolorosa y traumática a la edad de los 3 o 4 años (aunque la edad varía dependiendo de la región). La MGF tiene graves consecuencias en la salud de las mujeres; causa hemorragias e infecciones frecuentemente. Asimismo, el riesgo de complicaciones durante el parto es 6 veces mayor en mujeres circuncidadas.

Trabajo infantil
A pesar de que se prohíbe trabajar a los niños menores de 14 años en Malí de acuerdo con el Código Laboral, e incluso se prohíbe el trabajo peligroso o pesado a niños menores de 18, uno de cada tres niños es obligado a trabajar en Malí, a menudo en condiciones peligrosas. La mayoría de niños trabajan como ayudantes de limpieza o en granjas, mientras otros son obligados a trabajar en minas y expuestos a peligros, enfermedades y accidentes laborales.

Muchos niños no pueden trabajar y estudiar a la vez, así que abandonan el colegio.

Tráfico de niños
A pesar de los acuerdos regionales e internacionales firmados por Malí, el tráfico y comercio de niños sigue siendo un serio problema. Miles de niños malíes son vendidos y explotados en campos de algodón, café y cacao de los países vecinos de Ghana y Costa de Marfil.

Niños de la calle
Aunque pedir limosna está oficialmente prohibido en Malí, los últimos estudios llevados a cabo en la capital, Bamako, han estipulado recientemente que hay más de 6.000 niños pidiendo limosna en las calles. Normalmente, estos niños son explotados por adultos, obligados a pedir limosna y a volver con una determinada cantidad de dinero o de lo contrario son golpeados.

Más del 90% de los niños de la calle son niños que normalmente viven con una banda callejera. Duermen en lugares públicos o debajo de puentes. Muchos de ellos vienen de familias extensas y han decidido probar suerte en la ciudad, u otros son huérfanos. Menos del 10% de ellos va a la escuela, y a menudo son víctimas de violencia y drogas.

Violencia y abusos
El abuso sexual, especialmente el abuso de niñas jóvenes, es común en Malí. Aunque el castigo es severo, muchos de estos actos no son denunciados por miedo a las represalias por parte de los familiares, que a menudo son responsables de estos actos. En este momento no hay estadísticas completas sobre el número de niños que han sido maltratados violenta o sexualmente en Malí.

También debemos mencionar que el castigo corporal está permitido en Malí en el contexto de la educación infantil. El Código de la Familia da derecho al padre a observar, educar y corregir a sus hijos. Sólo los castigos repetitivos y particularmente violentos son prohibidos por el Código de Protección de Menores. Desgraciadamente, estos abusos se denuncian en raras ocasiones.

Derecho a la educación
Sólo el 44% de los niños son estudiantes a tiempo completo en Malí. Las escuelas a menudo están lejos de las zonas rurales y las clases están superpobladas. Hay una escasez grave de profesores cualificados, así como de material e infraestructura, que serían necesarios para que las escuelas de Malí cumplieran su función de manera efectiva.

Aunque la Constitución de Malí garantiza el acceso gratuito a la escuela, a menudo se requiere que los padres paguen por los suministros necesarios y uniformes, y algunas veces incluso por las tasas escolares. Esto impide en gran medida el acceso a la educación a los niños pobres. Las niñas también se encuentran en una situación de riesgo: 2 de cada 3 niñas jóvenes no saben leer o escribir. La tasa de abandono escolar en niñas es en gran parte debida al alto número de matrimonios infantiles y trabajo infantil.

Matrimonio infantil
Las niñas malíes se casan generalmente muy jóvenes. El 71% de niñas admite haberse casado antes de los 18 años. Oficialmente la ley permite el matrimonio desde los 15 años, aunque los adolescentes pueden casarse antes con el consentimiento parental o con el consentimiento de un juez, lo que es bastante frecuente. Estos matrimonios jóvenes tienen serias consecuencias en la salud de las niñas, debido a que no pueden sobrevivir a un embarazo o un parto, que suelen resultar complicados y traumatizantes.

Derechos a la identidad
Más de la mitad de los nacimientos que tienen lugar en Malí no se registran. Sin embargo, el gobierno está intentando mejorar esta situación. En concreto, han convertido el registro de niños en un servicio gratuito en todo el país, y organizan, junto con las Naciones Unidas, campañas de concienciación sobre este tema.